Herminio Alvarez Fernández

Mis paseos semanales

Real Sitio de Covadonga.

 Situado a 84 km. de Oviedo (1 hora en coche) usando la A-66 tomaremos el desvió por la N-634 hasta Arriondas y de allí a Cangas de Onís ( aprovechar para ver el Puente Romano, Capilla de la Santa Cruz) hasta llegar a Covadonga , lugar y parroquia del concejo de Cangas de Onis.

Para cualquier persona Covadonga trae recuerdos históricos llenos de leyendas y devoción religiosa; para un asturiano es mucho más, es bastante normal que se visite, por lo menos una vez al año el Real Sitio de Covadonga. Covadonga parece que desciende el nombre latino Cova Dominica, y que anterior a la batalla de Covadonga, existía un ermitaño y una cueva donde existía una talla de una virgen.

Un poco antes de llegar al Real Sitio de Covadonga vemos desde la carretera la silueta de la Basílica de Covadonga. Es este primer lugar desde donde la vemos, el Repelao, lugar histórico, ya que se considera que es el lugar donde fue Pelayo coronado Rey, y actualmente es donde empieza el Real Sitio y el Parque Nacional de Picos de Europa observándose el Pórtico del Real Sitio, formado por dos pilastra de la época de Carlos III y colocadas a uno y otro lado del puente del Repelao.

Según entramos en el Real Sitio de Covadonga, lo primero que vemos son unos leones de piedra (a cada lado de la carretera),la Santa Cueva, una cascada de agua, un estanque y unas escaleras que suben hasta la cueva.

De los leones, no nos preocupemos son inofensivos, fueron colocados sobre 1950 y se trajeron de Betanzos, aunque mucha gente aprovecha para sacarse fotos a lomos de los mismos. Su colocación a la entrada del Real Sitio de Covadonga, tiene raíces religiosas ya que el León y la Piedra son símbolos de Cristo.

Pero claro, aquí se juntan tradición, historias y leyendas. Lo que si está claro es que es el lugar que dio nacimiento a el estado/nación de España, donde empezó la Reconquista. Donde Pelayo se enfrentó con los musulmanes y que con la intervención de la Virgen María les ganó. Si la pelea fue entre 30 personas o miles, si las flechas del enemigo se volvieron contra ellos o no, no tiene tanta importancia, hoy en día. Después de todo la historia la suelen escribir los ganadores y en aquella época (incluso hoy en día) se decoraban mucho las historias.

En la cronica de Alfonso III podemos leer:

"...Pelayo, habiendo conseguido escapar a los musulmanes y refugiándose en Asturias, es elegido rey por una asamblea, y organiza la resistencia de los asturianos en el monte Auseva, en la "cova dominica" (Covadonga). Contra él marcha un ejército innumerable, mandado por Alcama, compañero de Terec, y con el que va también Opas, hijo de Witiza y metropolitano de Toledo o Sevilla, quien mantiene con Pelayo un dramático diálogo. Fracasada la mediación intentada por Opas, comienza la batalla; pero la flechas y las piedras lanzadas por las hondas se vuelven para herir a los atacantes, que acaban por huir quedando Alcama muerto y prisionero Opas. Al bajar los fugitivos el monte Auseva, para alcanzar Liébana, un monte se desplomó sobre ellos, muriendo 63.000 caldeos..."

Pero lo importante no es la batalla en si, si no el símbolo que paso a representar y que fue el comienzo de lo que se llamo Reconquista.

Por debajo de la Santa Cueva de Covadonga se ve una cascada que se precipita a un estanque. Dice la tradición:

 

 

La Virgen de Covadonga

tiene una fuente muy clara;

la niña que de ella bebe

dentro del año se casa.

 

Al llegar a Covandonga

no bebas agua, morena,

si, como dijiste ayer

prefieres vivir soltera.

 

 

 

En la parte izquierda de la cascada se puede ver un camino que nos lleva a la fuente de los siete caños.

La parte derecha, existe unas escaleras de 101 peldaños, que nos lleva al interior de la Santa Cueva, es bastante usual, sobre todo hace años, ver subir de rodillas a los fieles que cumplen alguna promesa.

Aunque algunos piensen lo contrario el túnel que se utiliza para entrar en la Santa Cueva es una obra moderna, de principios del S.XX.

En el interior de la Santa Cueva nos encontramos con la imagen de la Virgen de Covadonga, talla del S. XVIII, de pequeñas dimensiones.

De ella la copla popular dice:

La Virgen de Covadonga

es pequeñina y galana.

Ni que bajara del cielo

el pintor que la pintara.

Es normal en el Principado de Asturias, denominar a esta virgen como "la Santina", y es un apelativo cariñoso y lleno de devoción.

Un incendio el 17 de Octubre de 1.777 produjo la desaparición por completo de la iglesia y la primitiva imagen de la Virgen, ordenando su reconstrucción el rey Carlos III y donando una nueva imagen la Catedral de Oviedo en 1.778. El fuego fundió el oro que existía en la cueva y se recogió en el estanque inferior, posiblemente este sea el origen de la tradición de arrojar monedas al estanque.

A la derecha de la Virgen de Covadonga, podemos observar una sencilla tumba

Las palabras escritas, con letras del S.XII, en el ataúd dicen:

AQVI YAZE ELS REY DON PELAYO //ELLETO EL ANO DE 716 QVE EN //ESTA MILAGROSA CVEBA COME //NZO LA RESTAVRACION DE ESPA //ÑA BENZIDOS LOS MOROS FALLECIO //ÑO 737 Y LE ACOPAÑA SS MVGER Y ERMANA.

También existe en la Santa Cueva el sepulcro del Rey Alfonso I, donde se dicen:

AQVI YAZE EL CATO //CO Y SANTO REI DON //ALONSO EL PRIMERO I SV MUGER DONA ERME//NISENDA ERMANA DONFAVILA A QVIEN SVZEDIO //GANO ESTE REI MVCHAS VI //TORIAS A LOS MOROS FALLECi //EN CANGAS ANO DE 757

A la salida de la Santa Cueva por el túnel o la entrada, según por donde entremos, veremos una grandiosa campana es La Campanona, 4000 kg., `primer premio exposición universal de París de 1901

Acercándonos a la explanada de la Basílica de Covadonga, pensamos en los años que tendrá esta construcción.

No nos engañemos, la moderna basílica empezó a construirse en 1877, con el proyecto del alemán Roberto Frassinelli (conocido por el alemán de Corao), que fue abandonado por las dificultades técnicas que planteaba. Terminó la obra tal y como la conocemos hoy, Federico Aparici y fue definitivamente consagrada el día 7 de Septiembre del año 1901 por el obispo Fray Ramón Martínez Vigil. Podemos considerarla como un bello ejemplo de arquitectura neoromanica de finales del XIX.

Conviene siempre fijarse en los detalles que tienen estas construcciones: gargolas, dinteles, etc.

A la izquierda de la Basílica de Covadonga se encuentra una escultura de bronce de Pelayo, obra del escultor Gerardo Zaragoza ,de Cangas de Onis, existe otra escultura del mismo autor, aunque sin la Cruz de la Victoria en el parque que existe delante de la Iglesia Nueva de Cangas de Onis.

En el monte que queda a las espaldas de Pelayo, podemos observar una cruz, denominada Cruz de Priena, realizada en hierro revestido de aluminio de 8 metros de altura. Es un lugar muy común de paseo de montaña, con unas maravillosas vistas.

Saliendo de la Basílica de Covadonga, veremos el edificio que alberga el Museo de la Virgen, digno de ver contiene entre otras elementos: coronas del Niño y de la Santina, así como sus mantos.

El himno mariano dice:

Bendita la Reina

de nuestra montaña

que tiene por trono

la Cuna de España

Es Madre y es Reina

venid peregrinos

que ante ella se aspiran

aromas divinos

y en ella está el alma

del pueblo español.

A lo mejor es exagerado, no lo se, acérquese a esta zona y compruébelo, pero recuerde que es una zona de culto religioso, respete las normas que se indican en el mismo, y disfrute de los maravillosos paisajes del Principado de Asturias.

Actualizado enero de 2005

Volver a página inicio