LOS GRANDES SABIOS

 

Estos fueron los hombres de todos los tiempos que se atrevieron a osar en los misterios ocultos del cosmos. No fueron hombres distintos sino osados que retaron a la naturaleza aplicando la ciencia y el dogma en su justo equilibrio; requisito indispensable para la realización personal.

CORNELIUS AGRIPPA de NETTESHEIM (1486-1533/5)

Enrique Cornelio Agrippa de Nettesheim fue amigo del abate Tritemo, que fue su maestro y corresponsal de Erasmo, de Melachton y de la mayor parte de los mentalistas de su tiempo. Nacido en Colonia enseño en Dola y en Pavia. Recorrió Italia, fue médico en Turín y abogado en Metz. El Papa León X le llamaba "su amado hijo".

Según Agrippa la magia se basa en tres disciplinas: la física de condición terrena, las matemáticas que son celestiales y la teología que es la ciencias de los arquetipos.

Por el estudio de la naturaleza el sabio llegará a conocer las piedras, y por el estudio de las piedras descubrirá la esencias de las estrellas. El estudio de los planetas le llevará al conocimiento de lo absoluto. Los cuatro elementos, el fuego, el agua, la tierra y el viento, mezclados aquí abajo existe también en las estrellas pero en estado puro. La observación de las leyes naturales, lanzadas por analogías y correspondencias de una parte en los principios de la afinidad y enemistad de la otra, otorga al adepto la omnipotencia mágica.

En el arte de los talismanes y amuletos, que resulta inseparable por lo tanto, de la ciencia de los números. Agrippa desarrolla este tema en su famosa Filosofía Oculta. En el plano iniciático, Agrippa,  había fundado en el comienzo del siglo XVI una comunidad de los magos que congrego a los alquimistas y teósofos de la época. Hacia 1510 viajo a Inglaterra, estableciendo una congregación idéntica con ayuda de Juan Collet. Del seno de estas asociaciones habría nacido la Fraternidad de los Rosacruces durante el siglo siguiente.

***

Médico y filósofo. Uno de los sabios de su tiempo. Nacido en Colonia y murió en 1583/5, enseña teología en Dóle, fue profesor en Pavía, después de haberse doctorado en derecho y en medicina, y participa en el Concilio de Pisa. Tras haber tomado parte en muchos combates en Italia, fue abogado en Metz, después médico de la familia de Saboya, y finalmente historiógrafo del Emperador Carlos.  después de una existencia sumamente azarosa, en casa del receptor general de Grenoble. Su talento fue el génesis de su desgracia. Era demasiado instruido y erudito para su época.

Le acusaron de brujo y en más de una ocasión hubo de huir al trote de una plebe exacerbada, ignorante y belicosa, que le imputaba un sinnúmero de absurdos. Los demonomaníacos dicen que no se le puede representar sino de noche, como un búho, a causa de la fealdad mágica, y no pocos historiadores aseguran que en sus viajes pagaba a quienes le daban hospedaje con moneda muy fuerte y buena al parecer, pero que a los pocos días se convertía en pedazos de cuernos, de concha o de cuero.

Mientras enseñaba en Louvain, refiérese que uno de sus alumnos, leyendo un libro de conjuros, fue ahogado por el espíritu maligno y temiendo Agripa que sospechasen que hubiera sido él su asesino, ordenó al diablo que entrase en el cuerpo del difunto y diese siete u ocho vueltas por la plaza pública antes de dejarle. Obedeció el maligno y el joven cayó sin vida ante la multitud, siendo admitida su muerte como defunción repentina. Compuso Agripa una obra de filosofía oculta que le mereció la animadversión de los necios, algunos de los cuales, sujetos de eminente rango, consiguieron expulsarle de Flandes, adonde no pudo volver jamás.

Después de recorrer Italia, pasó por Dobe, instalándose finalmente en Lyon, donde, sin poder alguno, empleó todo los medios posibles para vivir, meneando lo mejor que podía la punta de su bastón, pero ganaba tan poco que murió pidiendo limosna en Grenoble, aborrecido por todo el mundo y detestado como un mago maldito porque aseguraban que, de continua, le acompañaba el diablo en forma de perro negro.

 

León X le denominaba, “hijo muy querido”. lo que no impide a los dominícos mantener feroces luchas con él y muchos tratarle de charlatán. Fue un apasionado de la cábala y de la magia que, decía, permitía comunicar “con las fuerzas de un plano superior para dominar las de un plano inferior”. Divide el macrocosmos en tres mundos, regidos cada uno por una magia: física, astral y religiosa. Para alcanzar estas magias, es preciso “morir para el mundo”. Obra principal: De occulta philosophia.
Murió en Grenoble, en la miseria.

 
APOLONIO DE TRIANA

"Cuando os diga por ejemplo que el divino Apolonio de Triana fue concebido sin operación de hombre alguno, y que una de las mas altas Salamandras descendió para inmortalizarse con su madre, diréis que esta Salamandra era un demonio (...). Apolonius no nació de un hombre, conoce el lenguaje de los pájaros (...) resucita a una muchacha con la virtud de la onomancia (...)" Conde de Gabalais.

Apolonio de Triana

Este Apolonio a quien el Conde de Gabalais atribuye un origen tan curioso nació en Triana cuatro años antes que Jesucristo.  Neopitagórico convencido, no comía carnes ni ciertas hierbas y se abstenía de beber vino. En el curso de sus numerosos viajes (Italia, India, Babilonia, Etiopía, España) había realizado extraordinario prodigios. Taumaturgo, hubo de devolver la vida a una muchacha joven. Se ha comparado muchas veces con J.C., siendo ambos profetas y taumaturgos, pero uno permaneció pagano en tanto que el otro se convirtió en fundador de una nueva religión triunfadora.

Según la leyenda, Apolonio murió a los cien años. Otros dicen que desapareció y voló al cielo, reencarnándose después, hacia el siglo XII bajo la forma del gran alquimista Artephius. La vida de Apolonio de Triana ha sido relatado por Filostrato (siglo II después de J.C.).

 

De su obra se destacan Núctameron que resumido expresa:

 

Primera hora: en la unidad, los demonios cantan los meritos de Dios pierden su malicia y su cólera

Segunda hora: por el binario los peces del zodiaco cantan los meritos de Dios, las serpientes de fuego se enlazan en torno al caduceo y se tornan armoniosas.

Tercera hora: la serpiente del caduceo de Hermes se entrelazan tres veces, el cancerbero abre su triple boca y el fuego canta lo meritos de Dios con las tres lenguas de rayos.

Cuarta hora: el alta vuelve a visitar las tumbas. Es entonces cuando se encienden las mágicas lámparas en los cuatro rincones de los círculos, es la hora de los encantamientos y los prodigios. 

Quinta hora: el espíritu permanece inmóvil, ve que los monstruos infernales machan contra el pero no les tema.

Sexta hora: la voz de las grandes aguas cantan al Dios de las esferas celestes.

Séptima hora: un fuego que da vida a todos los seres animados es dirigido por la voluntad de los hombres puros. El iniciado extiende la mano y los sufrimientos se apaciguan.

Octava hora: las estrellas hablan; el alma de los soles corresponden al suspiro de las flores, cadenas de armonía que hacen que todos los seres de la naturaleza se correspondan

Novena hora: el numero que no debe ser revelado.

Décima hora: es la llave del ciclo astronómico y del movimiento circular de la vida de los hombres.

Onceava hora: las almas de los grandes genios se agitan con un ruido misterioso, vuelan de una esfera a otra y llevan de mundo en mundo a los mensajeros de Dios.

Doceava hora: aquí se consumen por el fuego de las obras de la  luz eterna.

Las doce horas de Núctameron están presididas por genios. Agreguemos que en el ritual de apertura de las trabajos de la orden martinista (fundada por Papus) se alude al cuadrante de Apolonio de Triana.

 

Estos son los pensamientos de APOLONIO:

 

"No hay muerte de nadie, sino sólo en apariencia, así como no hay nacimiento de ninguno, salvo en lo exterior. El cambio de ser a devenir parece ser nacimiento. El cambio de devenir a ser, parece ser muerte, mas en realidad ninguno realmente nace, así como ninguno realmente muere. Es simplemente el hacerse visible y luego invisible; la primera por la densidad de la materia, y la última por la sutileza del Ser, Ser que es siempre el mismo, siendo su único cambio el movimiento y el reposo".

 

ELIPHAS LEVI (1810-1875)

Su verdadero nombre fue Alfonso Luis Constant, recibió las ordenes menores (a la que se debe su título de Abate Constant) antes de entregarse a la política y luego al ocultismo. Hace pintura y escribe panfletos de extrema izquierda, lo que le vale una temporada en prisión. Es en esta época cuando descubre a Saint-Martin y a Swedenborg. Encuentra a Ganneau y descubre la bipolaridad expansiva y comprensiva del Universo. Por ultimo, se convierte en discípulo de Wronski.

En Londres donde se refugia, se inicia en la rosacruz, estudia la Cábala, evoca a Apolonio de Triana y se pregunta si el mismo no será una reencarnación de Rabelais.

Tras regresar a París cambia de nombre y adopta el seudónimo iniciatico de Eliphas Levi Zamed. De aquí en mas la suerte estará echada. Eliphas Levi rompe sus vínculos con Ganneau, Esquiros, Fourier. Su admiración por Swedenborg declina; no tiene mas que un maestro Wronski. Solo le queda una sola pasión: la Cábala. Entre otras obras le debemos un Dogma y ritual de la alta magia.

 

ELIPHAS LÉVI "ZAHED"
 

El Pentagrama mágico
 

Cuando se indaga en la historia del ocultismo, hay muchos nombres e innumerables obras, aunque sin duda si estudiamos el ocultismo del siglo XIX hay un nombre que resalta por su gran aportación al ocultismo y esoterismo moderno: Eliphas Lévi, cuyo nombre en realidad era Alphonse Charles Constant (1810-1875).

Eliphas Lévi nació en París en 1810. Hijo de un zapatero, desde muy joven se sintió atraído por la mística, y por eso ingresó en el Gran Seminario de Issy, donde cursó estudios clericales. Como alumno aventajado en su carrera clerical, pasó por el diaconato, para más tarde ser ordenado sacerdote, aunque no lo fue mucho tiempo, ya que acabó expulsado por la iglesia debido a sus ideas heréticas y por no haber mantenido el voto de castidad.

En los años posteriores, Lévi sufrió en sus carnes la miseria tanto material como espiritual y hastiado ingresó en 1839 en la abadía benedictina de Solermes, creyéndose destinado a la vida monástica, aunque sólo permanece interno durante un año, el tiempo suficiente para escribir en secreto su primera obra, “La biblia de la libertad”, obra que fue considerada como perniciosa y pecaminosa por la Audiencia de París y por la que fue condenado a 11 meses de prisión, siendo liberado en abril de 1842.

A partir de su liberación, atraído por el ascetismo empieza a frecuentar bibliotecas donde descubre con admiración los secretos del hermetismo, estudiando a Martines de Pascually.

Ya adentrado en la magia y la masonería, es animado por el historiador masónico Ragón a escribir una de sus obras más importantes, “Dogma y ritual de alta magia”, la cual firma con dos letras hebreas, iniciales del nombre que utilizaría a partir de este momento: Eliphas Lévi, el equivalente hebreo a su nombre de nacimiento.

En marzo de 1854, llega a Londres donde conoce al rosacruz Sir Edward Bulwer Lytton (autor de Zanoni), entre ellos crece la amistad y motivados por su devoción por la magia se entregan juntos a experiencias místicas. Lévi se retiró durante 21 días a un templo londinense, practicando la meditación, acompañada de una estricta dieta vegetariana, y ayunando durante dos semanas para al final aparecerse ante él el teúrgo Apolonio de Tiana.

A partir de entonces su reputación de erudito y maestro crece rápidamente y Lévi empieza a dedicarse a la alquimia y a atender consultas de tarot y quiromancia. De 1865 a 1874, Lévi fue Imperator de una importante sociedad secreta iniciática: Los Hermanos Mayores de la Rosacruz.

Entre otras cosas, la aportación de Lévi al ocultismo es su acierto en el dibujo y la interpretación esotérica de Baphomet. Además, Lévi fue el primero en adaptar el pentagrama invertido como símbolo material ante el espiritual, del derecho. Hizo dos ilustraciones del pentagrama. En la primera, la derecha, dibujó a un hombre dentro de las cinco puntas de la estrella simbolizando cada uno de sus miembros con uno de los cuatro elementos -tierra, aire, agua y fuego-, estando la cabeza representada por el espíritu, los nombres Adán y Eva escritos dentro de la estrella y las letras hebreas correspondientes a la palabra Yeshua a su alrededor. Al dibujo, lo llamó “El Hombre Microcósmico”.


En la ilustración del pentagrama invertido, Lévi dibujó dentro de la estrella la cabeza de Baphomet, los nombres de Samael y Lilith dentro de ella y la palabra Léviatán alrededor. Al interpretar ambos pentagramas formó por primera vez una diferencia entre el simbolismo humano-material y el divino-espiritual. También aportó estudios sobre los 22 arcanos mayores del tarot, asociándolos a las letras del alfabeto hebreo y a sus aspectos divinos.

Además de las obras ya citadas, Lévi dejó otras obras de gran importancia para el esoterismo y el ocultismo, tales como “Historia de la magia”, “La magia trascendental” o “La llave de los misterios”, entre otras. Sus obras influenciaron a otros grandes ocultistas como Aleister Crowley, quien proclamó ser la reencarnación de Lévi. Eliphas Lévi, cabalista, rosacruz y masón, hizo de sus escrituras su vida y de su vida magia, siendo sin duda uno de los ocultistas más importantes del siglo XIX. Lévi falleció en 1875 a la edad de 65 años, no sin antes dejar un importante legado para los amantes del ocultismo.

 

Eliphas Levi Zahed

 

El verdadero nombre de este cabalista era Alphonse Luís Constant. Nace en París en 1810 y fallece a los sesenta y cinco años de edad en 1875; alumno brillante es admitido en el Gran seminario de Issy, regido por Sulpicianos, y donde es Iniciado discretamente hacia el estudio de la Magia. El seminarista fue admitido al diaconato y en 1816 sería ordenado sacerdote, abandonando al poco tiempo el seminario. Conoce la miseria y al cabo de algunos meses de angustia material y espiritual se cree destinado a la vida monástica. Marcha en 1839 a la abadía benedictina de Solesmes y permanece solo un año, escribiendo a escondidas su primera obra “LA BIBLIA DE LA LIBERTAD”; considerada como sediciosa es condenado por la Audiencia de París a once meses de prisión, siendo liberado en abril de 1842. Subsistiendo gracias a las canciones que escribía, Constant, claramente atraído por el ascetismo, frecuenta las bibliotecas donde descubre con embeleso los tesoros del hermetismo. Estudia a Jacob Bohna, Martines de Pasqually, Fabre d´olivet y otros. Animado por Ragón, el historiador masónico, Constant publica en forma de fascículos su primera gran obra “DOGMA Y RITUAL DE ALTA MAGIA” que firma con dos letras hebreas, iniciales del nombre que a partir de entonces utilizaría: ELIPHAS LEVI. Llega a Londres en la primavera de 1854, donde superiores desconocidos le conducen cerca de un rosacruz, Sir E. Bulwer Lyton, (autor de “ZANONI”), y en su compañía se entrega a experiencias teúrgicas. Tras un retiro de 21 días en un templo Londinense, se le aparecen dos entidades, un misterioso Joannes y el teúrgo Apolonio de Tiana. Recibe de ellos enseñanzas, una parte de las cuales difundirá él en sus libros, pero guarda la parte esencial para comunicaciones secretas a sus raros discípulos. Su reputación de erudito y maestro crece aceleradamente. Se dedica a experiencias alquímicas y atiende consultas de tarot y de quiromancia. Eliphas Levis fue desde 1865 a 1874 Imperator de una sociedad secreta de un elevado valor Iniciático : LOS HERMANOS MAYORES DE LA ROSA CRUZ. El sucesor de Eliphas Levi, tanto en la Societas Rosicrucian in Anglia (SRIA), como al frente de los hermanos mayores de la rosa cruz, fue William Wynn Westcott (1874-1892) uno de los miembros fundadores de la GOLDEN DAWN. La influencia de Eliphas Levi es considerable y sigue creciendo. Su obra ha suscitado y aún suscita reacciones fervientes de numerosos ocultistas. Como dice Víctor Emile Michele: <<cuando ha conocido la luz iniciática, crea uno tras otro cinco o seis libros en los que la ciencia más profunda se expresa en el lenguaje de un artista consumado, libros escritos en el último periodo de su vida, algunos de los cuales no han sido impresos, y que alcanza alturas insospechadas>>.
 

Los 4 nombres cabalísticos: AZOHT, INRI, TARO, ROTA.


OBRAS MÁS FAMOSAS:

Dogma y ritual de alta magia; la clave de los misterios; Historia de la magia; leyendas y símbolos; la ciencia de los espíritus; el libro de los esplendores; los misterios de la kábala y curso de filosofía oculta.

LEVI Éliphas (1810-1875)

Alphonse-Louis Constant, hijo de un zapatero remendón, fue un autodidacta presuntuoso: mal canzonetista, como pintor uno entre tantos, poeta mediocre, diácono exclaustrado antes de la ordenación, encarcelado varias veces por anarquía.

En julio de 1854, en Londres, evoca el espíritu de Apolonio de Tyana, se consagra a la cábala y se compromete con la Rosa-Cruz inglesa. Encuentra al polonés Wronski, inventor del prognómetro o máquina de predecir.

Vuelto a París, se titula « magista » bajo el nombre de Eliphas Lévi Zamed, y edita “La Revue philosophique el religieuse” en la que colaboraron Michelet y Littré y que fue prohibida en l858.

Publica a continuación el “Dogma y el Ritual de la alta Magia” e inicia por correspondencia a los discípulos afortunados. Su “llave de los grandes Misterios” fue juzgada extravagante por la oficialidad de París. Se ha presentado a veces en reencarnación de Rabelais y Alesteir Crowley decia ser su reencarnación.
 

 

JOHN DEE (1527-1608)

Descubrió un alfabeto mágico que los nigromantes todavía comprenden poco, pero al que temen y respetan por su poder para desatar las fuerzas elementales más fantásticas. Este sabio llamo a su sistema Las claves o cifrfas de Enoch, dándole el nombre del profeta Enoch, quien "había caminado con Dios y no se le halló" (Hebreos 11,5). Lo había recibido por conducto de su medium Edward Kelly (aka Tabot), quien tras escudriñar en un cristal o piedra de mirar que era propiedad de su maestro astrólogo adivinó los signos que llegó a percibir en sus difusas profundidades.

Todas las palabras del alfabeto de Enoch que Dee afirmaba haber recibido de una fuente supraterrenal le habían sido dadas una a una, de atrás hacia adelante. El espíritu que le había transmitido el alfabeto había atribuido tal proceder al gran poder de las fuerzas mágicas que animaban a ese alfabeto, ya que, si las letras se hubiesen dado en el orden correcto, se abría podido desatar, y por lo tanto causar, una indescriptible catástrofe. Cada palabra representaba un nombre desconocido hasta ese momento de Dios, de sus ángeles y de los espíritus elementales, y Dee copio las palabras utilizando para ello un cifra a fin de ocultar una vez más el significado a los no iniciados. Mas tarde elaboró esta cifra y creo cinco cuadrantes o tabletas de Enoch o enoquianas.

Los ocultistas aun hoy, todavía insisten en que las cifras enocianas son llaves para abrir las puertas astrales de otra dimensión que estaría mas allá de las limitaciones normales del tiempo y del espacio. Y que si se llegará a abusar de ellas en cualquier forma, esas tabletas elementales pueden liberar poderes de gran potencia destructiva que operarían por medio del elemento que está representado en cualquier tableta. Se cuenta de incendios repentinos que estallan de cañerías que revientan o de pisos que se hunden como resultado del manejo inexperto de la magia enóquica.

Como las personas que se dedican con entusiasmo a las prácticas del ocultismo tienden a ser un tanto curiosas el relato que a continuación se publica explican los que puede pasar con el "divertirse con la magia de Enoch". Haciendo la salvedad de que el operador se haya hecho volar en mil pedazos astrales, ¿a que mundo accedería por la evocación cuidadosa de las palabras de poder enóquicas? A continuación se describen las experiencias que puede esperar el mago una vez que las fuerzas enóquicas han sido convocadas. 

Verá los hermosos colores que matizan estos nombres enóquicos) sentirá la fuerzas que de ellos emanan y se sentirá transportado hacia un mundo desconocido que hace muchísimo tiempo abandono esta tierra. Caminará por las extensas praderas y las altas montañas de un antiguo y extraño reino en el que cruzan caballos de ojos rojos montados por dioses singulares, cubiertos de capas de colores puros. Verá levantarse al sol por entre oscuras montañas para iluminar el cielo de oro y violeta.

 

Theophrastus von Hohenheim (Paracelso)

PARACELSO Théophrast Bombast von Hohenheim (1493-1541)

Nacido en Suiza, en Einsielden. Debió hacer los estudios de medicina en Ferrara. Muy pronto, ataca a los médicos. Viaja muchísimo.
Conferenciante en la Universidad de Basilea, escandaliza por su inconformismo, criticado por médicos y boticarios.
Gran mago, habría trabajado la alquimia con el abate Jean de Tritheim: empleando el imán, fue un precursor del magnetismo y de Mesmer. Predicando la omnipotencia de la fe, denostaba a Lutero. Renovando la medicina, predica la comprensión de la naturaleza, el estudio de los remedios (teoría de las « signaturas » base de la homeopatía divulgada ulteriormente por Hahnemann) la observación clínica, la patología general (en su “Paraminum”).

Philipus Aureolus Theophrastus Bombastus von Hohenheim, llamado Paracelso, médico muy conocido en la vieja Europa, muere en Salzburgo el 21 de septiembre de 1551. Es muy conocido por la práctica de la medicina natural y por la cura por medio de la alquimia y los símbolos del zodiaco del que es creador de un sistema especial de talismanes. Alquimista y mago, Paracelso difundió notablemente sus obras en varios tratados entre los que se destacan El libro de las ninfas, silfos y de los demás espíritus de la naturaleza, sobre este tema en particular se dice que muchas de las fantasías de Disney, fueron inspiradas en  Paracelso. Este libro es el primero que describe con precisión los espíritus ocultos de la naturaleza. La siguiente frase extraída del mismo define muy bien esta cuestión: "no solo conocemos muy bien la creación de todas las cosas naturales, sino que somos también concientes de ellas, así como todo cuanto Dios ha creado, por lo que cada nación reconoce lo que es propio, lo que en ella existe y crece al igual que todo hombre tienen conciencia de si mismo, por lo tanto está en posesión de un oficio y tiene experiencia en los asuntos de su incumbencia. De esta suerte sabemos que todas las criaturas creadas por Dios, nada hay oculto, nada que no le sea conciente al hombre o de lo que no pueda llegar a tener conciencia.

FRANCIS BACON

Francis Bacon ha  sido una de las personas que más ha contribuido a la transmisión de la sabiduría interior, siendo considerado por muchos como padre de la ciencia moderna por cuanto fué promulgador del empirismo, o comprobación experimental. 

Insigne Rosacruz, es considerado por muchos como el autor secreto de las obras de William Shakespeare, siendo muchos los indicios de que tal posibilidad es muy digna de tenerse en cuenta, por cuanto que las obras atribuidas a Shakespeare están escritas en un lenguaje criptográfico, en el que aparecen las marcas de Francis Bacon. 

Este retrato, cuyo grabado original se encuentra en la Sede Soberana de la Orden Rosacruz, cuando se superpone sobre el retrato de William Shakespeare,  se obtienen asombrosas coincidencias y similitudes que dan que pensar sobre la realidad de dicha posibilidad.

ROGER BACON  

(1214-1294)

Nacido en Ilchester en el Condado de Somerset. Se hizo matemático en París, y después franciscano en Oxford. De una ciencia universal, fue el primer europeo en controlar las bases de la quimica en su “Espejo de la Alquimia”. Sólo se fiaba de la experiencia.

Una leyenda inglesa le atribuye también la creación de un misterioso androide.
En su “Tratado de las obras secretas de la naturaleza y del Arte”, predice las invenciones que habrán de realizarse (volar por los aires, puente colgante, coche sin caballos, etc.) pero esta obra le cuesta prisión por brujería. El papa Clemente IV le libra de ella.

EMANUEL SWEDENBORG

(1688-1772)

Retrato de Swedenborg a los 80 años (1768)

Óleo sobre lienzo de Fredrik Bränder (Nordiska Museet, Estocolmo)

Emanuel Swedenborg, científico, filósofo y autor de gran número de obras religiosas, es uno de los suecos de renombre internacional. Honoré de Balzac llegó hasta llamarle el Buda de los países nórdicos. Swedenborg, que vivió varias décadas en el extranjero, en Amsterdam y Londres, tuvo fuertes vivencias religiosas y consideró que podía dar cuenta de vislumbres tanto del cielo como del infierno. Los discípulos congregados a su alrededor en Londres fundaron, algunos años después de su muerte, la Nueva Iglesia, que posteriormente, tuvo nuevas comunidades en Inglaterra, Estados Unidos y Australia, entre otros países. Su obra ha sido traducida a 30 idiomas, y la Sociedad Swedenborg de Londres ha asumido la tarea de lograr que no se olvide al místico sueco. Se considera que, además de Balzac, ha influido en muchos autores, entre otros, Baudelaire, Strindberg y Yeats.

Tercer hijo de un obispo luterano ennoblecido por la reina Ulrika Eleonora, nació en Estocolmo en 1688. En 1709 se graduó en la Universidad de Upsala y en 1716 fue nombrado asesor del Real Colegio de Minas. Una sustanciosa herencia le liberó de las ataduras de una vida funcionarial, permitiéndole convertir en realidad los proyectos filosóficos y científicos que bullían en su cabeza. Fueron saliendo así paulatinamente de prensa en Upsala, Leipzig, Dresde, La Haya, Amsterdam y Londres, sus tratados científicos (Principios de las cosas naturales, La organización del reino del alma, El reino del alma, Psicología racional..) En torno a 1774 una extraña crisis (que muchos califican de religiosa) interrumpía la brillante carrera científica de Swedenborg, transformándole súbitamente en un tránsfuga de la ciencia. De esta época datan obras que se consideran textos puente entre ambas etapas de su producción (El libro de los sueños, físico y filosófico). Sus publicaciones a partir de 1745 son extrañas obras visionarias, filosóficas, teológicas y místicas (Los arcanos celestes, Apocalipsis revelado, El Último Juicio y la Babilonia destruida, El Caballo blanco...) en las que trata de superar toda dicotomía radical entre mundo científico y mundo filosófico-teológico, extrapolando las categorías del saber científico a la esfera espiritual. En esta segunda etapa se amalgaman inquietudes religiosas y metafísicas, cuestiones de hermenéutica bíblica y los mismos problemas científicos que con anterioridad suscitaban su interés, solo que ahora ransformados por la experiencia mística. Con todos estos elementos Swedenborg construye un sólido sistema de una gran coherencia interna que ejercería una notable influencia (teológica y literaria) en el romanticismo, simbolismo y otras corrientes posteriores.

Editor y redactor de la primera revista sueca sobre tecnología y ciencia (Daedalus hyperboreus), fue, además, miembro de la más temprana sociedad científica de su país (Collegium curiosorum), corresponsal de la Academia Imperial de las Ciencias de San Petersburgo, académico de la Real Academia Sueca de las Ciencias a propuesta de Linneo y diputado en la Cámara de los Nobles del Parlamento sueco. Viajero infatigable, recorrió gran parte de Europa en un total de once viajes y veintidós años fuera de su país. Murió en Londres en 1772, a los 84 años de edad.

La recepción de Swedenborg desde entonces ha sido desigual. Tras una primera época en la que ningún hombre culto ignoró a Swedenborg y sus obras fueron traducidas a numerosos idiomas, a comienzos del siglo XX, el positivismo y el materialismo colapsan el interés por Swedenborg y la opinión sobre él cambia de signo. Dictámenes freudianos le declaran perturbado, e incluso la propia Suecia le vuelve las espaldas, hasta que en 1973 nuevos estudios invierten estas tendencias negativas, convirtiendo en realidad el pronóstico formulado a mediados del siglo XIX por Carlyle: Swedenborg es como una luz cuyo brillo no cesa de crecer.

La reconquista de los dominios metafísicos fue iniciada por un sueco nacido en Estocolmo en el año de 1688: Emmanuel Swedenborg. Estudió en la Universidad de Upsala. Viajó por Inglaterra y otros países europeos, donde fue reconocido como importante hombre de ciencias por sus tratados de Mineralogía, Anatomía y Fisiología —fue quién primero demostró la función de los pulmones—. Asimismo, anticipó opiniones y descubrimientos en Astronomía —origen solar de la Tierra— y Química Atómica. El Rey de Suecia lo nombró Asesor de la Junta de Minas.

En 1743 este apacible y dedicado científico recibió una llamada divina — "su iluminación"—, para consagrarse al mercadeo de las tierras divinas, en una carta a su amigo Harvey —estudioso de la circulación sanguínea— dice:

"He sido llamado a una función por el propio señor, que se ha manifestado en persona ante mí, su servidor. Y me ha abierto la vista para que vea en el mundo espiritual, me ha concedido hablar con los espíritus y los ángeles. La visión duró alrededor de un cuarto de hora. Aquella noche los ojos de mi hombre interior fueron abiertos y se hicieron capaces de ver en los Cielos, en el Mundo de los Espíritus y en los Infiernos".

A partir de esa fecha, Swedenborg se consagró a publicar los relatos de sus viajes por las geografías etéreas — Arcana Caelestia (1756), De Nova Hierolosyma (1758), Apocalipsis revelata (1766), Vera Christiana Religio (1771)—, debiendo publicarlos bajo sus expensas o con el auxilio del Duque de Brunswick o de algún otro príncipe de Dresden, Amsterdam o Londres, ciudad en la cual murió el 29 de marzo de 1772, no sin antes haber dejado fundada la peculiar Iglesia de la Nueva Jerusalén.

La Arcana Caelestia, publicada en ocho volúmenes, analiza el sentido universal de los libros del Génesis y del Exodo. En este texto, el sueco afirma que el mundo de los espíritus tiene la forma de un Gran Hombre donde ingresan seres vivos de todos los planetas de la galaxia. La sumatoria de los espíritus crea un Hombre Máximo que contiene, proporcionalmente, a cada una de las almas que temporalmente allí habita. De igual manera, cada espíritu es ubicado según sus características, estado de ánimo y disposición moral. En cuanto a la apariencia del mundo espiritual:

"... Se ven en él llanuras, montañas y colinas separadas por valles, así como lagos y cursos de agua.... Tan grande es la similitud entre el mundo espiritual y el mundo natural que el hombre, después de la muerte, está persuadido de que sigue en el mundo en que nació y que acaba de abandonar. De aquí que los recién llegados digan que la muerte es sólo una transición de un mundo a otro que es parecido" (Cielo e Infierno, núm. 582).

Nadie, según le contaron los ángeles a Swedenborg, es obligado a ir al Cielo o al Infierno, al contrario, ambos sitios están abiertos para todos, pero la personalidad del elector determinará su comodidad en el sitio escogido. Ahora bien, en el infierno la crueldad es controlada por Dios a través de sus Angeles, porque Él no desea que exista un mal superior al que existe en la Tierra. El Infierno del autor sueco es muy parecido al expuesto por Valentino en su evangelio aparentemente apócrifo. Lo más relevante en el averno de Swedenborg son los cotidianos golpes de estado, de allí que no sea gobernado por el Diablo como tal, sino por una infinita sucesión de espíritus malignos que van del cargo más elevado al de simples servidores.

Swedenborg, meticuloso y verosímil en sus observaciones, nos detalla la apariencia de los Cielos e Infiernos, los ropajes de los ángeles, las distintas sociedades que los conforman, los diversos roles desempeñados por ángeles y demonios. Por ejemplo, nos relata que en el cielo no existen ancianos, porque las personas van rejuveneciéndose a medida que progresan.

Ralph Waldo Emerson nombra a Swedenborg como el "último Padre de la Iglesia", y lo elogia por las semejanzas esenciales que utiliza para referir las correspondencias de ambos mundos. En cambio, Inmanuel Kant, molesto por haber comprado los ocho volúmenes de la Arcana Caelestia, lo considera el "archifantasioso de todos los fantasiosos", crítica su "estilo vulgar" y lo acusa de lunático. Por su parte, William Blake, inicialmente seguidor desmedido del sueco, lo ataca por su prosa inflada, su convencionalismo y su escasa imaginación. En nuestro siglo, Jorge Luis Borges nos presenta al místico como un ser curioso y extraño, casi literario...

Más allá de creer o no en las visiones de este contemplativo, podría afirmarse que Emmanuel Swedenborg nos legó un detallado mapa psicológico por cuyos senderos, de voluntad e inteligencia trabajada, podemos arribar a regiones del todo consustanciales con las mudables exigencias de nuestro temperamento.

Hijo de un obispo luterano, nació en Estocolmo en 1688. Doctor en teología por la Universidad de Upsala, a los 21 años, trabaja en Inglaterra con Newton, y después en Noruega. Se consagra al ocultismo desde el 7 de abril de 1744, a consecuencia de una visión nocturna de un mago que le dicta una misión, y se dice en contacto con los espíritus de Virgilio y de Lutero. En 1757, declara haber visto el juicio final, y desde 1759, pretendió poseer videncia bajo auto-hipnosis.

Escribió 17 tratados. Su “De Caelo” o “Sobre el cielo y sus maravillas”, y “Sobre el Infierno”, según cosas vistas y escuchadas, aparecido en Londres en 1758, es el antepasado del espiritismo, que él llama pneumatología. Sus teorías tuvieron un enorme éxito en Escandinavia y entre los Rosa-Cruz. Fue también uno de los precursores del hipnotismo puesto que recurría a la auto-hipnosis para facilitar sus videncias.

Murió el 29 de marzo de 1772, en Londres, en la fecha anunciada por él.

GRANDES MAESTROS

En este apartado hay maestros de la Magia Blanca y de la Magia Negra.

Que cada uno de vosotros que estáis leyendo estas palabras aprenda a distinguirlo con la experiencia; y por sus OBRAS.



AARÓN (el helenista):

Vivió en tiempo del emperador Miguel Commeno. Asegúrase que tenía sometidas a sus órdenes algunas legiones de demonios, por medio de las “clavículas de Salomón”. También se dedicaba a la nigromancia, confirmando esta opinión el haber encontrado en su aposento, tapizado de negro, el cadáver de un hombre, con los pies encadenados y el corazón atravesado por un clavo. Por éste y otros crímenes fue desollado vivo, después de que le fuese cortada la lengua. Es autor de un volumen extrañísimo. Titulado: “LA MAGIA ROJA; CREMA DE LAS CIENCIAS OCULTAS, NATURALES O ADIVINATORIAS”.

ABAM O APONIO (Pedro de):

Insigne astrólogo, filósofo y médico, nacido el año 1250. Dícese de él que era el más hábil mago de su época; adquirió el conocimiento de las siete artes liberales por medio de siete espíritus familiares que guardaba encerrados un una redoma de cristal, y <<ainda mais>>, tenía la habilidad de hacer volver a su bolsillo todo el dinero que había gastado. Perseguido como hereje y hechicero es muy probable que, si hubiese vivido hasta el día del proceso hubiera perecido quemado vivo, como lo fue en estatua después de su muerte, que ocurrió a los sesenta años de edad. Tradujo al francés “LAS OBRAS MÁGICAS DE AGRIPA”.

ADALBERTO:

Cabalista que pretendía adivinar el porvenir y conocer los más ocultos pensamientos con sólo mirar a las personas. Aseguraba haber recibido una carta de Nuestro Señor Jesucristo, que le había entregado San Miguel, concebida de esta manera:

<<En nombre de Dios: Aquí comienza la carta de Nuestro Señor Jesucristo, que cayó en Jerusalén y fue hallada por el Arcángel San Miguel, y leída y copiada por mano de un sacerdote llamado Juan, quién la envió a la villa de Jeremías a otro sacerdote de nombre Talasio, y Talasio la envió a Arabia a otro sacerdote que se llamaba Leoban que a su vez la remitió a la villa de Betsamia, donde fue recibida por el sacerdote Macario, enviándola éste a la montaña del Santo Arcángel Miguel, y por mediación de un ángel, la carta llegó a la villa de Roma, al sepulcro de San Pedro donde están las llaves del reino de los cielos y los doce sacerdotes que están en Roma han velado tres días ayunando y rezando noche y día...>>.

A sus adeptos y seguidores les enseñaba la siguiente oración: “Señor mío todopoderoso, Padre Nuestro Señor Jesucristo, Alfa y Omega, que estáis en el trono soberano y reináis sobre los querubines y serafines y sobre el ángel Miguel, el ángel Ignias, el ángel Thirás, el ángel Sumel y el ángel Saboath, os ruego y os conjuro que me concedáis...”.
Adalberto acabó sus días en una mazmorra.

ARNOLDO DE VILLANUEVA:

Médico, astrólogo, hereje, alquimista y brujo. Nació en Montpellier en el siglo XII y murió en un naufragio en 1314. La química le debe muchos descubrimientos, y a pesar de que verdaderamente sólo buscaba la PIEDRA FILOSOFAL y pensaba en hacer otra, encontró tres ácidos: Sulfúrico, muriático y nítrico. Se le acusó de mago. Pegna dice que todos sus conocimientos en la alquimia los debía a un demonio, y el padre Mariana le reprochaba el haber intentado formar un hombre con esperma, mezclado con ciertas drogas y puesto en una calabaza. La Inquisición de Tarragona hizo quemar sus libros tres años después de su muerte, y lo que nunca se le perdonó fue el haber pregonado, en un momento de ira y exaltación, que todos los frailes serían condenados.

Se le supone autor de un pequeño “TRATADO DE LA EXPLICACIÓN DE LOS SUEÑOS” y se le atribuyen muchas obras de alquimia y magia, entre ellas el “LIBRO DE LAS LIGADURAS FÍSICAS” y el de “LOS TALIMANES DE LOS DOCE SIGNOS DEL ZODÍACO”.

= VILANOVA Arnau de (? - 1310)

Nacido en una desconocida familia de Cataluña, estudia medicina y ciencias naturales.
Debió llevar a cabo los primeros ensayos regulares de destilación.
Tuvo una gran reputación como curandero: fabrica remedios gracias a la alquimia, una vez establecido el tema astral y sus pacientes y, conocedor de la cábala, les fabricaba amuletos preservadores. Sus obras sobre la higiene denotan un buen conocimiento del cuerpo humano.

Los dominícos le proclamaron herético y únicamente le libró de la hoguera el haber sido consejero de dos reyes (Federico II de Sicilia y Jaime II de Aragón) y médico particular de tres papas (Bonifacio VIII, Benito XI y Clemente V). Se resignaba difícilmente a no ser más que médico cerca de los papas y se proclamó varias veces visionario, lo que le permitió influir benéficamente sobre Federico II de Sicilia en sus reformas democráticas. Después de una estancia en Aviñón en 1309 que le malquista con Jaime II, muere en 1310, durante una travesía por el Mediterráneo.

ARTEFICIO:

Célebre filósofo hermético del siglo XII que vivió más de mil años por medio de los secretos de la alquimia. Se le atribuye la paternidad de muchos libros curiosos, entre los que destacaremos el “ARTE DE PROLONGAR LA VIDA”, el cual, según se cita en su prólogo, compuso a la edad de 1025 años; la “LLAVE DE LA SABIDURÍA SUPREMA”, un “TRATADO SOBRE LOS CARACTERES DE LOS PLANETAS”, “EL CANTO DE LOS PÁJAROS”, “LAS COSAS PASADAS Y FUTURAS” y “LA PIEDRA FILOSOFAL”.

AVICENA:

Famoso médico árabe, muerto a mediados del siglo XI, célebre por el gran número y extensión de sus obras y de su vida aventurera. Los árabes creyeron que era dueño de los espíritus y que los hacía servir por genios, y como buscaba la PIEDRA FILOSOFAL, en algunas comarcas de Arabia se dice que no ha muerto todavía y que gracias al elixir de la larga vida y al oro potable, vive aún en un retiro ignorado y con sumo poder.

BEKER (Baltasar):

Autor del libro titulado: “EL MUNDO ENCANTADO”, nació en Ámsterdam el año 1634. Su célebre obra niega las penas eternas y sólo admite las limitadas; se burla de los que creen en la potencia de los demonios. Su incredulidad le hizo perder la plaza que ocupaba en Ámsterdam de ministro de culto reformado.

BERDIGUIER (de Carpentas):

En 1821 publicó una obra titulada: “LOS DUENDES, O NO TODOS LOS DIABLOS ESTÁN EN EL OTRO MUNDO”.

BERLINO:

Famoso mago que nos ha legado una colección de secretos, que el autor de “ MAGIA ROJA” transcribe en su libro. Entre dichos secretos destacamos los siguientes:<<El anillo de Gyges para destruir el efecto de los sortilegios; para hacer que el marido sea fiel; para salir con bien de las empresas; para hacerse amar por las mujeres; para conocer el porvenir; la verdadera oración de las Salamandras>>; etc., etc.

BODIN (Juan):

Sabio jurisconsulto y filósofo angevino que murió víctima de la peste en 1596. Escribió una obra célebre entre los demonólogos con el título de “DEMONIOMANÍA DE LOS BRUJOS”, la cual vio por primera vez la luz en parís, en el año 1581, efectuándose posteriormente numerosas reediciones de la misma.

CARDAN (Jerónimo):

Médico, astrólogo y visionario, nacido en 1576. Se creó muchas enemistades como consecuencia de su carácter y sus costumbres pero, por el contrario, fue uno de los hombres más doctos de su época. Adelantó mucho en las matemáticas y en la medicina. Cuando la naturaleza no le causaba ningún dolor se lo procuraba él mismo, hasta llorar. Porque si no sentía en sus carnes dolor alguno era susceptible de arranques e ímpetus tan violentos que le atormentaban mucho más que los padecimientos físicos. Además, se solazaba en el mal físico por el placer posterior de sentirlo cesar. Tenía gran afición a la alquimia y pregonaba estar dotado de dos almas, una que le guiaba hacia el bien de la ciencia y otra que le arrastraba hacia el mal y el embrutecimiento. Pretendía, también, como Sócrates, tener un demonio familiar, al que colocaba entre los seres humanos y la naturaleza divina. Se comunicaba con dicho diablo por medio de sueños. Sus obras forman dos tomos en tamaño folio, y de éstas destacamos, principalmente los libros de la “VARIEDAD DE LAS COSAS” y el “TRATADO DE LOS SUEÑOS”.

DELANCRE (Pedro):

Uno de los más célebres demonógrafos del siglo XVI. Nació en Burdeos. Estuvo encargado de instruir los procesos de una infinidad de desgraciados a los que se acusaba de sortilegio. Su crédulo entendimiento se convenció de la realidad de <<Sábado>> (sabbat) y de la existencia de los brujos. Murió en París en el año 1630. Las dos obras que han establecido su reputación son: “LA INCREDULIDAD DEL SORTILEGIO PLENAMENTE CONVENCIDA” y “CUADRO DE LA INCONSTANCIA DE LOS DEMONIOS Y DE LOS ÁNGELES MALOS”.

DIODORO DE CATANIA:

Brujo y mago, cuyo recuerdo perpetúa el pueblo de Catania. Fue, según cuentan, el mayor mago de su siglo. Fascinaba de tal modo a las personas, que se persuadían de que eran transformadas en animales. Hacía ver en un momento a los curiosos, todo lo que sucedía en los más distantes países. Hecho preso bajo la acusación de brujo, dicen que se hizo transportar por el diablo desde Catania a Constantinopla y de esta ciudad de progreso a Catania en un solo día, lo cual, de súbito, le granjeó entre el pueblo una admirable reputación de santidad. Pero el obispo de Catania le hizo arrestar y posteriormente mandó que fuera echado a una hoguera donde quedó reducido a cenizas.

ELEAZAR:

Famoso mago judío que tocaba la nariz de los poseídos con un anillo en que estaba engarzada una amatista de la que se servía Salomón. Apenas el diablo la olía, arrojaba por tierra al individuo, abandonándole. Entonces el mago recitaba algunas oraciones que había dejado escritas Salomón, y en nombre de este príncipe prohibía al diablo entrar de nuevo en el cuerpo, hecho lo cual, llenaba una cuba de agua y le ordenaba que la derramase. Obedecía el diablo, y esta prueba era señal de que había abandonado el lugar.

 FLAMEL Nicolás (1330-1418):

Nació en Pontoise?. Célebre alquimista del siglo XIV. Escritor público y más tarde librero jurado, se establece en la calle Saint-Jacques en París. Un grimorio, en 1357, atrae hacia el ocultismo a este hombre sencillo. Después de haber estudiado en Bolonia con el « Maestro Canches », consigue, el 17 de enero de 1382, transforrilar media libra de mercurio en plata. El 25 de abril del mismo año, la misma cantidad de mercurio transformada en oro! Se cuenta que tuvo tratos con el rey Carlos VI para suministrar oro al Estado y no se sintió intranquilo por esta razón. En todo caso, disponía de sumas considerables para un simple comerciante. Si no encontró la piedra filosofal, únicamente sus relaciones con los usureros judíos podrían explicar su riqueza. Murió en 1418.
 No se ha podido establecer el lugar y la época de su nacimiento porque, no es cierto que naciese en París o en Pontoise, como algunos afirman. Si se conoce con toda puntualidad su muerte que sucedió, en París, el 22 de Marzo de 1418. Comenzó siendo sucesivamente escritor público, librero, jurado, poeta, pintor, matemático, arquitecto y, por fin, de la suma pobreza en que se encontraba sumido, emergió repentinamente a la mayor opulencia por haber tenido la inmensa fortuna de hallar la PIEDRA FILOSOFAL. Apenas estuvo en posesión de tan codiciado secreto cuando quiso que monumentos públicos diesen testimonio de su piedad y riqueza. No se olvidó de hacer colocar por doquier su retrato y su estatua, esculpidos, acompañados de un escudo o de una mano, con un escritorio en forma de armario. Fue enterrado en la Iglesia de Saint-Jacques-La Boucherie.

JÁMBLICO:

Célebre filósofo platónico del siglo IV, nacido en Siria bajo el reinado de Constantino el Grande. Admitía la existencia de una clase de demonios o espíritus de un orden inferior, mediadores entre Dios y el hombre. Se ocupaba en adivinaciones. Estando un día en la ciudad de Gándara para demostrar su habilidad mágica, hizo salir en presencia del pueblo, de una fuente, dos genios o demonios a los que llamaba Amor y Contra-Amor; el primero tenía los cabellos dorados, trenzados y ondulantes sobre la espalda, pareciendo brillantes como los rayos del sol; en el segundo eran menos brillantes, lo cual admiró a todo el populacho. Fue autor de la obra “TRATADO DE LOS MISTERIOS DE LOS EGIPCIOS, DE LOS CALDEOS Y DE LOS ASIRIOS”. No se sabe con exactitud cuando murió, aunque Bodin afirma que lo hizo envenenándose.

SALOMÓN:

Los filósofos, los botánicos y los astrólogos orientales tienen a Salomón por su patrono. Le llaman: <<Solimán o Suleiman>>. Según ellos, Dios le dotó de sabiduría comunicándole al mismo tiempo todos los secretos naturales y sobrenaturales, y entre estos últimos la ciencia más sublime y las más útil de todas: la de evocar a los genios y a los espíritus y mandarlos. Salomón, según se dice, tenía un anillo con un talismán que le daba un poder absoluto sobre estos intermedios entre Dios y los hombres. Este anillo existe aún y el que logre poseerlo será el dueño del mundo. Pero se ignora donde esá y sólo quedan fórmulas, prácticas, figuras, por las que se puede adquirir, aunque imperfectamente, una parte del poder que Salomón tenía sobre los espíritus. Tan preciosos secretos se han conservado en los libros que nos quedan de este príncipe, y especialmente en su inestimable <<CLAVICULA>>.

PAPUS, (1865-1916)  EL MÉDICO DEL ALMA:

Gérard Encausse nació el 13 de Julio de 1865 en la Coruña, de padre francés y madre gitana Vallisoletana. En 1865 la familia Encausse se traslada a París. Hizo excelentes estudios y se doctoró en la facultad de medicina. Brillante <<externo de hospitales>> se consagró al estudio profundo de las ciencias Iniciáticas. El primero de sus libros fue publicado en 1884, cuando apenas contaba diecinueve años. Firmó sus numerosas obras con el seudónimo de PAPUS (el médico de la primera hora). Discípulo a título póstumo de Eliphas Levi asimiló todas sus obras y técnicas ocultas, heredando de su maestro su elevada espiritualidad y su admirable sabiduría, así como los contactos con todas las sociedades ocultas de su tiempo. Dotado de una actividad considerable, filósofo, erudito, autor estimado, hábil conferenciante Gerárd Encausse, del que se ha podido decir con razón que fue el Balzac del esoterismo, se mostró como vulgarizador notable, apreciado en toda Europa. La lista de sus publicaciones incluye ella sola 106 títulos, sin contar las múltiples traducciones de sus obras. En 1901 visitó Rusia, granjeándose la amistad del Zar Nicolás II. En 1905, y tras realizar una práctica iniciática de gran potencia, recibe indicaciones precisas de los seres espirituales de la luz para transmitirlas al Zar respecto a los tristes acontecimientos que ocurrirían unos años después en Rusia. Si añadimos a todo esto sus cualidades de terapeuta (alopatía, homeopatía, medicina espiritual, etc...) su extraordinaria y al mismo tiempo extraña <<intuición>>, su gran bondad, su deseo constante de acudir en ayuda de los demás, su ardiente Amor por nuestro Maestro el Cristo Jesús y, por último, su humildad, tendréis una idea de lo que era este hombre de corazón, de deber y de acción...

En 1908 recibió la sucesión de la O.T.O.A. (Ordo Templis Orientis Antigua, la Orden Iniciática que más ha influido en la marcha del mundo en las últimas décadas y base fundamental de todas las ordenes Blancas que forman <<tradición>>) de manos de Theodor Reuss, nombrándosele por méritos propios <<supremo Gran Maestre de la O.T.O.A.>>. Asimismo, recibió las diversas sucesiones de diferentes tradiciones esotéricas de épocas anteriores: Rosicrucianas, Gnósticas, Martinistas, etc...

Médico jefe de una ambulancia en el frente desde 1914 a 1915, se dedicó sin descanso a sus heridos, fuesen éstos Franceses o Alemanes. Fatigado por una labor ininterrumpida, fue evacuado a la retaguardia, hospitalizado y vuelto, posteriormente, a la vida civil. El 25 de Octubre de 1916, cuando se dirigía a cumplir con sus obligaciones, cayó al suelo poco después de haber franqueado el umbral del hospital, derribado por una grave enfermedad pulmonar. Murió en el mismo lugar que había empezado su carrera médica hospitalaria (el hospital de Caridad), víctima de su espíritu de sacrificio, de su sentido del deber, de su total abnegación hacia todos los que, creyentes o incrédulos, encontrándose en peligro físico o moral jamás llamaron en vano tanto al <<Buen doctor>> como al <<Médico del alma>>, de espléndidas intuiciones, al inteligente organizador, al amoroso <<GRAN MAESTRE>>; en una palabra, al MAESTRO.

Pretendía descender de Cagliostro.
su verdadero nombre era, Gérard Encausse. Pasó su juventud en Montmartre, llevando una vida alegre con los canzonistas. En 1882, comienza su medicina y después se inicia en el martinismo. Desde 1887, se hace miembro de « La Sociedad teosófica Hermes de París », pero funda su propia revista, “Le Voile d'Isis”, en 1889. Doctor en medicina en 1894. De materialista se convierte entonces en espiritualista y, después de haber creado numerosas sociedades ocultas ( entre ellas « El grupo independiente de estudios esotéricos » dirigida contra los teósofos), practica una “medicina secreta”, exportada por los indios.

Se proclama discípulo de Saint- Yves de Alveydre (nacido en 1842) y que predicaba la sinarquía o gobierno científico ideal) y de Nizier Philippe de Lyon (nacido en 1849, teurgo que se decía “intermediario inconsciente” entre Dios y la humanidad). Suplanta al Sâr Péladan (ver este nombre) junto a Stanislas de Guaita.

Inventor aventajado en el concurso Lepine (se le debe una lampara para para taxímetros), y un “ anti-rateros de hotel “ ), publica numerosas obras.
Se decía vidente y gozó de la protección del Zar Nicolás II. desde 1900 (residía en San Petesburgo, donde sus curas tenían éxito) hasta su muerte, en 1916, debida a una tuberculosis contraída en el ejército. Su sobrenombre de Papus es la denominación de un demonio médico.

G.I. GURDJIEFF (el sabio bribón):

George Ivanovitch Gurdjieff

Georges Ivanovich Gurdjieff nace poco antes o poco después de 1870 en Alexandropol, en el Cáucaso (hoy Leninakan, Armenia). Su padre, un griego, admirador de la sabiduría antigua; su madre, Armenia. Crece en una atmósfera de ritos, leyendas y tradiciones en la que lo milagroso es un dato más de la realidad. Su educación es cristiana ortodoxa oriental. La franja del Cáucaso, entre el mar Negro y el Caspio, es por entonces un hervidero de raza, religiones y culturas, sin que ninguna predomine; es un lugar excéntrico, de límites fundidos y fuentes interpenetradas: Cristianas, armenias, asirías, islámicas, zoroástricas; sede de organizaciones herméticas, ocultistas, filosóficas, políticas, místicas; muchas veladas a la persona común. En este contexto fértil para desentrañar indicios y para la emergencia de energías primordiales, se desarrolla Gurjieff.

Estudia para sacerdote cristiano en el seminario de Alexandropol. También estudia medicina. Su biografía permanece en el misterio; asoman algunos indicios por aquí y por allá dados por él mismo, aunque en forma más alegórica que autobiográfica; ciertos retazos de su vida son recogidos más o menos confiablemente por sus discípulos; su historia personal se cubre de un hábil mandato de niebla. Insatisfecho con los elementos a su alcance, emprende un viaje incierto de 20 a 25 años en busca de conocimientos acerca del sentido preciso de la vida. Recorre Asia central, Persia, el monte Athos, el norte de África, China, el Tíbet. Bebe de fuentes monásticas cristianas ortodoxas; convive con círculos esotéricos islámicos, derviches de distintas escuelas y comunidades Sufíes; investiga el Chamanismo Siberiano y el Budismo Vajrayana del Tibet; comparte prácticas lamaísticas en monasterios tibetanos donde se preservan enseñanzas antiquísimas. Según él mismo cuenta, es preceptor del Dalai Lama.

Aparentemente, actúa como agente secreto ruso, por lo que se le abren muchas puertas, cuando los ingleses invaden el Tibet, prepara y acompaña la huida del Dalai Lama. A partir de entonces, Gran Bretaña siempre desconfía de él. Su astucia lo mantiene a salvo y jamás desaprovecha oportunidades para aprender vivencialmente. Para sobrevivir hace de médico, ingeniero, cocinero, químico, hipnotizador, comerciante, artesano, profesor de danza. Oculta sus fuentes, pero su meta es traducir métodos de ideas orientales acerca del desarrollo total y armónico del ser humano en términos evocativos para Occidente. Algunos lo consideran el primer emisario a Occidente de una sociedad secreta del Oriente Medio; otros dicen que trabajaba bajo sus propios auspicios; los más cercanos afirman que lo envía la comunidad de maestros de sabiduría sufí Kwajagan, reestructuración de una cultura superior destruida por Genghis Khan. En 1915 regresa a Rusia y comienza a formar adeptos en los cafés de San Petersburgo y Moscú. Allí conoce a Ouspenky, su principal discípulo, quien recoge minuciosamente sus enseñanza.

También conoce a Thomas de Hartmann, de cuyo diario se obtienen datos valiosos y a quien cita siempre en bares de reputación dudosa para poner a prueba su desapego a los convencionalismos sociales. Rusia está en plena guerra mundial y agitada por un clima pre-revolucionario. “En su nivel actual, el ser humano no posee alma inmortal, pero con cierto trabajo él mismo puede forjarla, de modo que el conjunto alma-cuerpo no esté subordinado a las leyes del cuerpo físico y continúe existiendo luego de la muerte de este.” El ser humano ordinario observa Gurdjieff se contenta con una vida tolerable. Olvida los terrores de su mortalidad, falta de voluntad y control. Racionaliza y miente. Su vida gira en torno de un conjunto de interés insignificantes. Es un autómata dirigido por voluntades contradictorias creadas por sus deseos, a su vez generados por influencias externas. Se estremece cuando un ratón cruza su cuarto y no siente terror ante la perspectiva de su propia muerte.

La autorrealización, así, resulta extremadamente difícil, aunque no imposible. Es necesario que el individuo comprenda su condición actual y se esfuerce por conquistarla. El ser humano común es controlado de afuera hacia dentro; el trabajo sobre sí invierte la dirección. Es posible vivir de modo más consciente y armónico, reconciliar y unir las tres funciones humanas básicas: pensamiento, sentimiento y acción. Una cosa es saber intelectualmente y otra muy distinta comprender por experiencia directa. Por eso Gurdjieff alienta a sus oyentes a verificar personalmente cuanto les transmite. Sus enseñanzas se enmarcan en una peculiar visión del universo (ver recuadro) y en una psicología propia. Ouspensky lo cita: “El ser humano es una máquina. Sus actos, palabras, pensamientos, sentimientos, convicciones, opiniones y hábitos son resultado de influencias externas. Por sí mismo no puede producir un solo pensamiento, una sola acción. Todo lo que dice, hace, piensa, siente, es algo que le sucede... Nace, vive, muere, levanta edificios, escribe libros, no como quiere, sino como le sucede. Ni ama ni odia ni desea; todo le sucede.”

Al regresar a Rusia, Gurdjieff posee un conocimiento profundo de danza, música y doctrinas iniciáticas. Divulga de un modo alegórico para estimular la intuición y discute cuestiones básicas acerca de la relación del ser humano con el universo, la condición humana, los estados de conciencia, la inmortalidad y la posibilidad de autorrealización. Propone a sus oyentes un crecimiento aumentando su energía interior.

De inmediato Ouspensky, su escriba y biógrafo, comienza a trabajar con él. En 1916 ya son varios los alumnos, entre ellos Hartmann, compositor conocido y oficial de la guardia del Zar, y su esposa Olga. Hartmann comenta la impresión que causan los ojos de Gurdjieff, de profundidad y penetración poco comunes. Ouspensky se encarga de la instrucción de algunos de los recién llegados. El grupo se reúne todas las noches a ejecutar gimnasias sagradas y trabajo interno. A dos o tres elegidos Gurdjieff los instruye en disciplinas especiales. También, en esta etapa, alternan períodos de ayuno y de silencio, en los cuales sólo se podían comunicar mediante un complicado sistema de contorsiones corporales ingeniado por el mismo maestro. Gurdjieff abre formalmente el primer instituto para el desarrollo armónico del hombre.

La verdadera carrera pública de Gurdjieff comienza en el priorado de AVÓN. Su método, hasta entonces reservado a unos pocos iniciados, se abre a toda persona.

priorato de AVÓN.

La gimnasia sagrada obliga a ser consciente del propio cuerpo. “Las experiencias espirituales sin conciencia del cuerpo son alucinaciones. Quien es consciente del propio cuerpo no enloquece.” Poco a poco Gurdjieff se va desinteresando del priorato de Avón. En 1934 se muda a parís. Con mucha rapidez se suman nuevos discípulos, pero esta vez deja la enseñanza en manos de instructores. El maestro se reserva para sí el trato con unos pocos aprendices avanzados que deben ir desligándose de todo maestro y grupo. Los orienta en concentración de la voluntad, control de la respiración y de la energía sexual y conexión con el guía interno. Les da otras instrucciones y les solicita guardarlas en silencio.

Para ellos ya no habrá delimitación entre ejercicios y vida diaria; el cuarto camino será actitud interior manifiesta en cada ocasión. ¿MAGO? ¿PROFETA? ¿BRUJO? ¿SANTO? Enigmático y algo sobrenatural, mezcla de Buda y Charlatán de feria, demasiado deshumanizado para ser santo. En 1949 Georges Ivanovich Gurdjieff, el viejo bribón, fallece en París.Las Grandes Figuras del Ocultismo.

El sorprendente M. Gurdjieff es uno de los más misteriosos personajes de principios de siglo.
Los detalles de su vida, voluntariamente oscura son poco conocidos: léase la importante biografía que le ha consagrado Louis Pauwels.
Probablemente nació en Asia menor de padres nómadas. Debió dedicarse al espionaje para varias grandes potencias, aprovechando numerosos viajes asiáticos. Crea en un castillo de Fontainebleau, una especie de comunidad filosófica donde los internos eran obligados a veces a singulares tareas. Tuberculosa, la novelista Katherine Mansfield fue allí para hacerse curar.

Al lado de puntos de vista filosóficos embarullados, Gurdjieff ha emitido algunas teorías originales. Su discípulo, Ouspensky, muerto en Londres en 1947, ha resumido lo esencial de sus conferencias en “Fragments d'un enseignement inconnu”.

Según éste último, Gurdjieff. siempre vendiendo tapices, organiza primero grupos secretos de indagación en Moscú en 1914 (tema: “El hombre es una máquina”). Después, en 1915, en San Petersburgo (tema: “El hombre puede liberarse por medio de cuatro vías: la del fakir, la del monje, la del yogui, y la cuarta, « la del hombre sagaz » está por encontrarse”). Regresó a Moscú a fines de 1916, y después a Alexandropol. Con la revolución del 11 de octubre de 1917, parte para el Cáucaso y después crea instituciones en Rostov, Tiflis y Constantinopla.
En 1920. está en Alemania, en 1921, en Fontainebleau, en 1924 en América. Murió en París en 1949. Antes de morir, dijo a sus discípulos: “Os dejo en un apuro!”

***

<<...Y, por este hecho, hay cantidad de
Dioses, y cantidad de señores...>>
(San Pablo, primera epístola de los Corintios)
IaN HaGeN . . . Aieth Kadol Leolam Adonai


ALBERTO EL GRANDE (1193-1280)

Nacido a orillas del Danubio, de la ilustre estirpe de los Bolestadt, se hizo dominíco y paladín del aristotelismo. Espíritu universal, escribió 21 volúmenes después de haber frecuentado diversas universidades entre ellas Pavía, Padua, Bolonia, Colonia.
Monje ejemplar, se sintió, a pesar de lo que se haya dicho, atraído por el ocultismo: astrología y alquimia.

La tradición le añade más, presentándole como evocador de los muertos (ante Federico II) y como autor de dos tratados (Grimorios) bastante mediocres: “Los secretos del Gran Alberto” y “Los secretos del Pequeño Alberto”, apócrifos del siglo XVIII que. plagiados en el XIX, se han convertido en auténticos manuales dc brujería en los campos. Se le atribuye también la creación de un autómata astral que respondía por palabras y por signos. (en mi opinión personal, y por lo que he leído, pudo haber sido uno de los denominados Golems...y aprovechando el paréntesis, un Golem era creado por altos rabínos, conocedores de magia, que inscríbian en la frente de un hombre de arcilla, el nombre secreto de Dios, y este le daba vida...eso era un Golem)
Fue el maestro del gran Tomás de Aquino (1225-1274) a quien de paso, algunos han achacado actividades ocultas.

FAUSTO

Personaje tal vez real, probablemente legendario, de quien se hizo el prototipo del hombre que ha vendido su alma al diablo, en virtud de un pacto que le proporciona juventud y honores. Georges Sabellicus Faustus Junior, el futuro Doctor Johannes Fausto, habría conocido a Paracelso y a Agripa Practicó la magia en Praga, evocó a los espíritus en Wittemberg, pretendía haber hecho un viaje a los infiernos con Belcebú por montura, aseguraba poder hacerse invisible, contaba a su amigo el Dr. Jonás de Leipzig su excursión en el Cosmos en ocho horas, trabajaba la  Alquimia en la abadía de Maulbronn donde tuvo un perro mágico, hizo aparecer numerosos personajes en Innsbruck para Carlos V. En 1525,
hizo salir por arte de magia un grueso tonel de la bodeguilla de Auerbach en Leipzig, hizo que se apareciera a sus estudiantes Helena de Esparta y más tarde pretendió haber tenido un niño de ella llamado Justus Faustus.

Fue expulsado de Ingolstadt por magia en 1528, y regresó a Praga y a Erfurt donde evocó a los héroes troyanos. En Venecia, voló por los aires. Hizo curaciones milagrosas en los Países Bajos, fue encarcelado, maldecido por Lutero y proclamado « archimago ».

Al fin del pacto, conoció una horrible muerte por el diablo. Lo que no le impidió en modo alguno aparecerse varias veces a su fiel servidor Christophe Wagner o Waiger .Su historia apareció en El libro popular en 1587. En 1590, el dramaturgo inglés Marlowe le valoró
como héroe. Pero sobre todo fue popularizado por el drama de Goethe y las óperas de Berlioz y de Gounod que se inspiraron en él.

GUAITA Stanislas de (1861-1897)

Marqués descendiente de una gran familia lombarda, poeta amigo de Maurice Barres, místico cultivado atacado por J. K. Huysmans que le acusaba de embrujamientos, pasa por especialista del Tarot y de la cábala.

En 1888, reconstituye en París « El Supremo Consejo del orden Cabalístico de la Rosa-Cruz » con Sâr Paladan como ayudante. Fue miembro del grupo de Papus y se decía continuador directo de Eliphas Lévi y admirador de Paracelso.

Pretendía que no se puede comunicar con los muertos más que mediante una “comunicación espiritual” alcanzada, en éxtasis. gracias a la música.
Según él, la utilidad del mal se explica por la ley de los contrarios. En su Serpiente del Génesis, justifica la magia por las influencias del espíritu y del fluido. Murió en 1897.

KARDEC Allan (1804-1869)

Nacido en 1804 en Lyon, en realidad se llamaba León Denizard Hippolyte Rivail. Fue educado burguesamente en Suiza. Abre en París una institución pedagógica, y a los 28 años, se casa con una institutriz. Arruinado, se hace contable y redacta manuales pedagógicos.

A partir de 1850, el espiritismo, lanzado por la familia Fox en los Estados Unidos, invade Francia.
Rivail queda igualmente convencido por los espíritus y, asegurando ser la reencarnación del druida Allan Kardec publica “El Libro de los Espíritus” con la colaboración especial de... Sócrates, Swedenborg y Napoleón... ¡Pronto la Revue Spirite cuenta también con la aportación de San Agustín, San Luis, Lutero y Pascal!

Sus numerosas obras ulteriores ( “La Biblia Espiritista”, “El Libro de los Médiums” y “¿Qué es el espiritismo?”) tuvieron un gran éxito internacional, pese a un auto de fe en 1861, por el obispo de Barcelona. Su teoría del “fluido” lanza a los médiums.
Murió de fatiga, en tanto que su “revista” había hecho más de un millón de adeptos en Europa. El menhir de los druidas celtas adorna su tumba en Père-Lachaise.

LULLIO Raymon (Ramón Llul) (1235-1316)

Catalán nacido en Palma. Protegido por Jaime II, frecuenta las universidades de Montpellier, Roma, París, Palermo y Nápoles. Senescal del mismo rey, fue también gran espadachín y trovero. Converso, fue iniciado en la cábala. Aprendió el árabe y quizá estuvo en contacto con la secta musulmana de los « Hermanos de la Pureza ».
Se ha puesto en duda la mayor parte de sus escritos alquímicos.
A los 70 años, reside cerca de Eduardo II rey de Inglaterra.
Como se ha dado la calificación de « Raymond » a las monedas « Los dobles de la Rosa », se ha pretendido que había logrado la transmutación y que la alquimia le había tentado después de un encuentro con Arnaldo de Villanova.
Publica acerca de numerosas ciencias. Consideraba su obra sobre la cábala capaz de convertir a los infieles. Funda numerosas cátedras de lenguas orientales. A los 80 años, parte en solitario para una cruzada personal. Hace prisionero a Bougie, fue lapidado por la muchedumbre y murió en un barco genovés que le había recogido en 1315.

Sus contemporáneos le llamaban Doctor Illuminatus. Es bienaventurado. Su tumba está en la capilla de la iglesia de San Francisco en Palma de Mallorca.

MESMER, Frédéric Antoine (1733-1815)

Nació en Iznang, cerca de Constanza.
Su tesis titulada “De l'influence des astres sur le corps humain”, aparecida en 1766, pasa por estar en la base de la astrología judiciaria.
Sus teorías sobre el poder curativo de los imanes ( « curas magnéticas » ) fundaron el magnetismo animal, pero en Viena, un cierto Hall le acusa de haberle robado este procedimiento. Dedica su sistema a tres academias: las de París y Londres no acusaron recepción.
La Academia de Berlín le declara loco. Pero el éxito de sus curas fue tal, que ricos protectores le establecieron suntuosamente en el hotel Bullon, Plaza Vendóme, en la primavera de 1788, donde su famosa “Cura” hizo correr a las multitudes. Curaba, procurándose finanzas. ¡Limitada a veinte personas, cada sesión acogía a unas cincuenta, agenciando grandes suplementos!

Se asoció con un ayudante, el Dr. Deslon que, habiendo tomado en seguida una orientación divergente, se convirtió en su competidor y le acusó de estafa. Mesmer funda entonces la « Sociedad de la Armonía », cerca de su hotel, donde instituyó a los futuros magnetizadores entre ellos el marqués de Puységur. Crea sucursales en Lyon, Estrasburgo y Burdeos.

También formó parte de los « Iluminados » y algunos le presentaron como “ Superior Desconocido del Orden Supremo “.
Maria Antonieta va a protegerle y a pedirle “ una clínica magnética “. Pero la academia, así como la prensa, desencadenada por los médicos, van a conseguir derribarle.
Los « animistas » triunfaban de los « fluidistas » (también se dice Mesmerismo). Mesmer tuvo que exiliarse y murió en 1815.

NOSTRADAMUS (1503-1566)

Su auténtico nombre es Michel de Nostre-Dame.
Nieto de un médico ordinario del Rey René de Anjou, hijo de notario, era judío de Provenza convertido al catolicismo. Médico, se aseguraba que había hecho retroceder la peste en el Mediodía. Gran viajero, pasa por espía de Francia, de Lorena y de Saboya.
Enviado por Catalina de Médicis a la Corte, después de la publicación de su libro profético “Las Centurias”, le recita el famoso cuarteto sobre Enrique II :

“El león joven, al viejo dominará
En campo bélico por singular duelo.
En su jaula de oro, los ojos le saltará:
Dos clases, una, después morir, muerte cruel”.


Cuatro años más tarde, Enrique II, con motivo de las justas con que se celebraba el matrimonio de su hija Elizabeth, recibió un golpe de lanza en su casco de oro que le reventó el ojo, en la segunda vuelta contra el conde de Montgomery, y murió a consecuencia de ello.
Amenazada por las guerras de religión el año siguiente, en 1560, Catalina vuelve a citar a Nostradamus, en su hotel de Soissons donde
practicaba el ocultismo. Llegaría allí en primavera, y después de 45 vísperas, habría hecho aparecer al ángel Anael que predijo a la reina el porvenir de sus tres hijos.

El mago se retiró seguidamente a Salon donde tomó el título de « médico-astrófilo ». Publicó Pronosticaciones o almanaques. Sus “profecías” o Centurias han conocido innumerables ediciones (la primera data de 1555), comentarios y retoques. Estas 353 cuartetas, convertidas en 4780 versos, son, según su “Carta a Enrique II”, voluntariamente oscuras. ¡Esto es lo que ha permitido a los exégetas sacar de ello todo lo que han querido! A cada guerra, se les repasa, porque predicen el porvenir hasta el 3797.

PELADAN Joséphin (1850-1915)

Nacido en el Sur de Francia. Discípulo de su hermano mayor, El Dr. Adrien Péladan, que le legó una vasta biblioteca hermetista.

Ayudó a Stanislas de Guaïta a fundar la orden cabalística de « La Rosa-Cruz », en 1888 en París. Rompió con él en mayo de 1890 para autonombrarse “Jerarca Supremo de la Orden Tercera de la Rosa-Cruz” católica y tomó el título de “Sâr Péladan” (Sâr Mérodak es tomado de los reyes de Asiría a los que Péladan dedica una tragedia, “Babylone”).

Después de haber hecho correr a las muchedumbres parisienses con sus concíertos y sus exposiciones artísticas de los «salones de la Rosa-Cruz», este “mago católico” murió, muy olvidado, en 1915.

PICO DE LA MIRANDOLA (1463-1494)

Tras haber estudiado en la Sorbona, fue el amigo de Laurent el Magnífico y llevó la vida de los grandes del Renacimiento. Espíritu universal, se pretendía “sabio en todas las cosas cognoscibles y algunas otras”. Invita en la corte de Roma a todos los sabios del mundo para la discusión de sus “900 tesis”. Habiendo escrito injuriosamente sobre sus jueces, tuvo que huir de Italia y fue encarcelado en la fortaleza de Vincennes.

Debió llevar bastante lejos la práctica de la magia y su conclusión cuarta declarada: “La magia es la parte más noble de las ciencias naturales”.

No creyó en la piedra filosofal pero se le atribuye un aparato detector de yacimientos auríferos. Miembro de la Academia de Florencia, la amistad de Savonarola estuvo a punto de convertirle en dominico. Murió envenenado en 1494.
Tuvo una gran influencia sobre Tomás Moro y sobre Jean Reuchlin así como sobre la cábala cristiana.

RAIS Gilles de Laval de (1404-1440)

Gilles de Rais, Barón de Machecoul, Señor de la Raíz; era sobrino nieto del condestable du Guesclin. Combatió junto a Juana de Arco y fue nombrado mariscal de Francia en Reims, a los 23 años.

Después de la captura de Juana, siguió combatiendo y más tarde, repentinamente, se dedicó a la vida de gran lujo, rodeándose de una corte fastuosa en Tiffanges y Machecoul. Se endeuda rápidamente, y para procurarse oro, se consagra a la alquimia. Pronto, hizo venir de
Florencia a Francisco Prelati «experto en el arte prohibido de la geomancia», en compañía del cual evoca a «los malos espíritus» y firma un pacto con el demonio Baron. Al no obtener éxito, comienza a sacrificar niños para conciliarse con Lucifer. Los crímenes se sucedieron, sobrepasando en horror todo cuando se puede imaginar. La Inquisición le detiene en 1440. Fue colgado y quemado el 26 de octubre de ese año, en Nantes.

SAINT-GERMAIN, Conde de (? - 1784)

Se ignora su origen. Llega a Francia procedente de Alemania en 1743 con el embajador de Luis XV, el mariscal de Belle-Isle, para quien establece un « laboratorio mágico » en el barrio Saint-Antoine.

Se le decía judío ya portugués, ya hijo de un médico de Estrasburgo, o ya de Saboya. Se aventura incluso que era jesuíta secularizado o mayorazgo del rey Federico II Rackoczi. Mantenía la duda sobre sus orígenes y nadie sabía su edad.
Tenía extraordinarios conocimientos y practicaba todas las artes: habría maravillado a Rameau al clavicordio. Conocía todos los países y la mayoría de las lenguas de la época. Invitado por toda la nobleza, llegaba engalanado con riquísimas ropas pero nunca recibía en su casa, contentándose con dar bálsamos y sobre todo elixires de salud a las damas (no pretendía rejuvenecer sino “conservar”)
El rey le mostró muy gran favor y le hizo montar dos laboratorios en Versalles y en el Trianón donde a menudo se encerraban juntos.

Londres le encarcela por espionaje en 1745, pero se le vuelve a encontrar en París diez años más tarde, protegido por la Pompadour. Después se le niega oficialmente, durante su estancia en La Haya en 1760, siempre perseverando sin duda en emplearle como espía.

Viaja a continuación a Alemania y a Rusia, donde como miembro de los Rosa-Cruz, le ayuda el Rey de Prusia. Según Madame de Adhémar (en sus “Souvenirs”, tal vez apócrifos), habría advertido a María Antonieta sobre la inminencia de la Revolución .

Se le ve “aparecer” en París, en Viena, en Constantinopla y en Rusia en 1762 como revolucionario. No sabiendo dónde para, se le identifica incluso con el Mayor Fraser que, en los últimos años de Luis Felipe, afirmaba haber conocido a Nerón y a Dante! bien es verdad que el propio Saint-Germain aseguraba haber vivido unas veces en tiempo de Homero, otras bajo Enrique IV. Anunció a Casanova que
inventaría el barco de vapor en Holanda al siglo siguiente. Las dos teósofos Madame Blavatsky y Madame Besant pretendieron haberle encontrado a finales del siglo XIX.

Moriría en 1784 en casa de Landgrave Charles de Hesse-Cassel, al que atraía el ocultismo.

SAINT-MARTIN Louis Claude de (1743-1803)

Nacido en Amboise, escritor y filósofo, imbuido del iluminismo de Jacob Boehme, del que publica La triple vida, se une a la corriente del sueco Swedenborg.

Su tratado “Tableau naturel des rapports qui existent entre Dieu, l'homme et l'univers”, es célebre y propugna un espiritualismo absoluto.
Modifica ciertos ritos de la francmasonería y crea su propia escuela, el “martinismo”, que alcanza un éxito señalado entre la nobleza.

Como había sido secretario y adjunto de Martínez de Pasqually, con frecuencia se confunden sus respectivos adeptos bajo el nombre de martinistas. En 1755, publica “Des erreurs et de la Vérité”, bajo el nombre del filosófo “Filósofo Desconocido”, sobrenombre que ha permanecido ligado a él. Rosa-Cruz y francmasón, se establece en Lyon y su renombre fue grande (su discípulo Joseph de Maistre le alaba sin restricción, así como Saint-Beuve y el Príncipe Galitzine que propaga y extiende sus teorías en Rusia).

Adicto al cristianismo, al que denomina “transcendente”, ataca el catolicismo. Murió en Aunay, cerca de París.

SCOTO Michael ( 1170-1232)

Nacido en Escocia hacia 1170. Nada se sabe de su juventud. Preceptor del futuro Federico II, “el sultán bautizado”, le dedica dos de sus obras. En Toledo traduce obras árabes. Ensaya la necromancia antes de volver a la corte del emperador como consejero y como astrólogo. Se le imputan “milagros” en el curso de las comidas, principalmente en Florencia ¿Ilusionismo o hipnosis? no se sabe. Purifica « la medicina de los físicos » y se atreve con las curaciones complicadas. Sospechoso, se trata de alejarle, proponiéndosele el remoto arzobispado de Cashel en Irlanda. Lo rechaza y se traslada a Bolonia, París y Oxford para preparar una traducción del árabe Avicena. Mientras rezaba en la iglesia de su pueblo natural, una piedra al caer puso fin a sus días, en 1232.

Se suele olvidar sus múltiples actividades (principalmente su tratado sobre la alquimia) por no ver en él más que al mago adivino: Dante (Infierno, XX, 115) le coloca incluso con los brujos en el octavo círculo del Infierno. Menos peyorativamente, Walter Scott le evoca en “La ley del último Ministril” donde se ve al caballero Deloraine abrir su tumba para apoderarse de su Libro del Poder.

TRITHEIM abate de (1462-1516)

Johannés Heindenberg (Tritemius) nació cerca de Trèves, en Tritheim de donde tomó el nombre. Se hizo benedictino a los 22 años y después abate del convento de Sponheim en 1483. Bibliófilo, se consagra a las ciencias desconocidas, en especial a la astrología y a la magia. Se decía discípulo de Alberto el Grande. En su “Crónica del claustro”, cuenta las historias más extraordinarias (principalmente la de la “nariz de oro de Carlomagno” ) .
En 1505, durante su enfermedad en Heideberg, sus monjes quemaron su biblioteca mágica. Además se negó a regresar a Sponheim, para ir a dirigir la abadía de Wurtzburg donde prosiguió su enseñanza secreta y ensalza la cábala. Su “Criptografía” revela cómo conciliar a Orifiel y a los espíritus. Se entrega a la alquimia con otros prelados. Influye fuertemente en Paracelso y Agrippa.

En 1500, divide la magia en tres ramas -natural, cabalística y satánica- y la historia del mundo en 7 etapas presididas por los 7 ángeles del apocalipsis de San Juan. Se escapa por poco de la hoguera.

GIUSEPPE BALSAMO (Conde de Cagliostro) (1743-1795)

Cagliostro, Maestro Rosacruz

Nacido el 2 de junio de 1743 en Palermo, se llamaba Joseph Balsamo-Bacconieri pero tomó el nombre de su madrina Vicenzia Cagliostro. Fue en primer lugar ayudante de boticario en el convento de los Hermanos de la Caridad, de donde se fugó para llevar una vida de desenfreno bajo diferentes nombres (Tischio, Belmonte, Pellegrini, etc.).

Se le encuentra en 1777 en Inglaterra donde es detenido principalmente por haber indicado los números ganadores de la lotería real y por robo. Seguidamente viaja a Bélgica, a Curlandia, a Rusia y a Varsovia, donde, presentándose como gran copto del rito egipcio, es recibido en las logias masónicas. En 1781 , es profesor de ocultismo en Strasburgo y sus curaciones arman mucho ruido. Su receta de «regeneración física» le vale la amistad del ingenuo cardenal de Rohan y su introducción en París, y en la Corte, donde sucede a Mesmer. Se dice conde y su esposa Lorenza le secunda admirablemente, dando lecciones de magia a 100 luises por cabeza. Aunque inocente en el asunto del collar de la reina, la pareja debe dejar la capital tras la desgracia del cardenal. Prosiguen sus éxitos en Roma .cuando de súbito Lorenza denuncia al Santo Oficio las falsedades de su esposo, que, condenado a muerte:, fue no obstante encarcelado de por vida en el castillo de León, en 1891. Después de haber predicho la Revolución, murió miserablemente en prisión el 26 de agosto de 1795.

Era originario de Palermo, Sicilia donde nació en el año 1743. Ocultista y médico, vivió en tiempos de Luis XVI. Curaba a los enfermos y acabó por ser condenado en prisión perpetua y finalizó sus días en las mazmorras del castillo de San León, en Urbino en el año 1795. 

Una vez establecido en Paris, mantuvo una larga entrevista con el cardenal Rohan, a quien reveló con todo detalle sus conversiones con el pretor Poncio Pilato, del cual se decía amigo íntimo.

Y cuando más tarde el cardenal se dirigió, en privado, al acompañante de Cagliostro para preguntarle si él creía de veras que su amo, al decir tales cosas hablaba realmente en serio, el escudero repuso con absoluta seriedad:

A decir verdad, señor, no puedo pronunciarme, puesto que yo sólo llevo a su servicio cuatrocientos años.

El Gran Maestro Cagliostro, nada tiene que ver con el personaje que describe Alejandro Dumas en su obra, Vida de Giuseppe Balsamo, ni con el personaje inventado por la Inquisición para desprestigiar al Gran Maestro.

Muchas personas que le había conocido y que incluso, en algunos momentos, fueron sus discípulos, cuando llegó el momento terrible del calvario del Maestro en manos de la Inquisición, dijeron, lo mismo que a Jesús le dijo la muchedumbre: "Donde están tus poderes, por qué no los utilizas para liberarte y para evitar tus sufrimientos" sin comprender que Cagliostro conocía la ley oculta y que se entregaba por completo a ella.

Se supone que Cagliostro fue hijo del Gran Maestre de la Orden de Malta, llamado Melo, el cual le inició y le introdujo en los Grandes Misterios, en la Gran Pirámide de Egipto, recibió su Iluminación.

Cagliostro viajó extensamente por toda Europa y por Oriente y por donde pasó siempre fue reconocido por su gran generosidad y elevado espíritu.

Cuando le preguntaron por qué derramaba tantas bendiciones sobre los seres humanos, a los que amaba por encima de todo, desprendiéndose de su conocimiento y riquezas en favor de ellos, curando a los enfermos, y asistiendo a los necesitados, Cagliostro respondió: "Siempre se debe avanzar, siempre se debe sembrar y dejar a los demás que recojan la cosecha".

Cagliostro, como Alto Iniciado que era, se consideraba un hermano con todos independientemente de que fuesen ricos o pobres, ilustrados o ignorantes, árabes o franceses porque según declaró:  

"No soy de ninguna época y de ningún lugar, y más allá del espacio y del tiempo, mi ser espiritual vive su eterna existencia. Si me sumerjo en mi pensamiento remontándome en el curso de las edades, si extiendo mi espíritu hacia un modo de existencia alejado de aquel que percibís, me convierto en aquel que deseo ser. Participando conscientemente del Ser Absoluto arreglo mi acción según el medio que me rodea. Mi nombre es aquel de mi función, pues soy libre; mi país, aquel donde fijo momentáneamente mis pasos. Poned fecha de ayer si lo deseáis, rehusando acordaros de años vividos por ancestros que os fueron extraños, o del mañana, por orgullo ilusorio de una grandeza que jamás será vuestra, yo soy aquel que Es". 

Su generosidad era tal que fue capaz de, noche tras noche, en la época en que estuvo encarcelado en Francia por el asunto del collar de diamantes, al cual haremos referencia más tarde, salía de su celda y por un pasadizo secreto acudía a la llamada de aquellos que le necesitaban y a los cuales ayudaba y curaba ya que, por ser de condición humilde, nadie socorría. Cagliostro era un emisario de la Gran Hermandad Blanca y debía cumplir una misión de transformación en el seno de la sociedad de su época.  

Desgraciadamente aquellos que se encontraban en disposición, y que tenían el poder necesario, para permitir la transformación de la sociedad, es decir: los nobles y el clero, no se resignaron a perder sus privilegios compartiéndolos con el pueblo y ello dio lugar a la Revolución Francesa.  

Cagliostro fue un Iniciado de primera magnitud y todas las Ordenes Iniciáticas de su época, así lo reconocieron dispensándole honores solo reservados a los más elevados.  

Conoció y colaboró con el Conde de Saint Germain. Su gran conocimiento, cultura, refinamiento, y encanto, le llevó a frecuentar los salones más distinguidos de Francia donde, al principio de su misión, despertó la envidia de algunos nobles quienes trataron de burlarse de él por medio de una farsa.  

Se cuenta que cuando estaba curando ante un auditorio de gente ilustre, se presentaron tres mendigos que le pidieron que les curara de la sordera, de la ceguera, y de un mal en la piel; Cagliostro accedió a ello y les dijo que podían salir de allí que estaban curados. Ante el estupor y la risa general, los supuestos mendigos se despojaron de sus harapos apareciendo ante todos como lo que eran, unos nobles, jóvenes ociosos, que querían "desenmascarar" a quien, para ellos, era un impostor  

Ante aquella burla Cagliostro declaró con voz solemne: "Recordad que lo que no habéis permitido que os diera, os lo puedo retirar", después de ello los jóvenes empezaron a gritar porque uno de ellos se había quedado sordo, el otro ciego, y el otro se retorcía de los picores en su piel. Cagliostro, siempre generoso, les perdonó y los jóvenes volvieron a la normalidad huyendo despavoridos. Desde entonces nadie se tomó a broma los poderes curativos de Cagliostro.  

Su amistad con el Cardenal de Rouhan, quien había sido estafado haciéndosele creer que debía comprar un collar de diamantes para la reina María Antonieta de Francia, fue motivo para que se le involucrara en el llamado "asunto del collar" que constituyó un escándalo en aquella época y que, de alguna manera, precipito los acontecimientos que desembocaron en la Revolución Francesa. Cagliostro fue encarcelado y, aunque tuvo todas las oportunidades para escapar, permaneció en prisión en espera de juicio sabiendo que la justicia resplandecería al final, y convencido de que su misión entre los hombres aún no había terminado.  

Se relatan muchos hechos curiosos del juicio a Cagliostro como que las actas de acusación se borraban a la vista de los acusadores que las leían y, en su magistral alocución de defensa, Cagliostro declaró: 

"Como el viento del Sur, como la brillante luz del Mediodía que caracteriza el pleno conocimiento de las cosas y la comunión activa con Dios, voy hacia el Norte, hacia la bruma y el frío, abandonando, por todas partes a mi paso una parcela de mi mismo, abandonándome, disminuyéndome en cada estación, más dejándoos un poco más de claridad, un poco más de calor, un poco más de fuerza, hasta que sea parado y fijado definitivamente el fin de mi carrera, en la hora en que la Rosa florezca sobre la Cruz. Yo soy Cagliostro".  

Nunca se le perdonó que fuese un impulsor de la Luz, y le atacaron por su lado más débil que era el amor que tenía por su esposa, Lorenza Feliciani, quien, a pesar de su bondad, encanto, e ingenuidad, fue convencida por los miembros de la Inquisición haciéndole creer que su esposo era un representante del diablo, lo que le hizo flaquear sirviendo, de esta manera, a los sucios propósitos del Santo Oficio que despacharon correos por toda Europa con historias fantásticas, inventándose la figura de Giuseppe Balsamo, para desacreditar al Maestro. 

Incomprensiblemente ante los ojos de los profanos, pero de acuerdo con una afirmación que había hecho anteriormente y que decía: "Un amor que me atraía hacia toda criatura de forma impulsiva, una irresistible ambición, un sentimiento profundo de mis derechos sobre los seres del cielo y de la tierra, me impulsaba y me arrojaba hacia la vida", Cagliostro viajó a Roma poniéndose así al alcance del brazo de la Inquisición.  

Fundó una Logia en Roma, a la cual pertenecieron personas muy selectas; pero un traidor, un capuchino llamado Francesco de San Maurizio, quien era un espía y un agente del Santo oficio, le delató y proporcionó las pruebas, verdaderas o falsas, que permitieron su arresto y encarcelamiento.  

Cagliostro sabía lo que le iba a acontecer, de hecho, el mismo se había metido en las fauces del lobo de manera deliberada, el sabía que el inmenso privilegio que le había sido concedido de servir a la Humanidad habría de pagarlo a un precio altísimo. La ley oculta establece que cuando una persona revela a los demás las cosas más sagradas y las leyes más elevadas del Universo, se hace responsable del uso que de ellas hagan sus alumnos y, para comprender con propiedad todo lo que él había enseñado, sin que fuese utilizado inadecuadamente, habría que tener la talla espiritual y la comprensión que poseía Cagliostro, alturas a las cuales no llegaban ninguno de sus alumnos.  

Fue encarcelado y torturado en el Castillo de Santangelo, y llevado a juicio donde fue acusado, entre otras cosas por medio de una declaración arrancada bajo tortura a su esposa, de que adoraba al diablo y que blasfemaba del nombre del Señor.  

Fue obligado, lo mismo que en la antigüedad lo habían sido el conde Raimundo VI de Tolosa, y el Gran Maestre de la Orden de los Templarios, Jacques de Molay, a presentarse con ropas de penitente ante la iglesia de Santa María, y abjurar de todos sus errores. Pero a pesar de su sufrimiento, de sus penitencias, de la tortura a la que fue sometido, Cagliostro no fue perdonado y se le encerró en la fortaleza de San Leo donde prácticamente fue enterrado en vida.  

La Revolución Francesa ya había estallado y las tropas francesas que extendían por Europa los ideales de libertad, igualdad, fraternidad, se encontraban ya en Francia por lo que para evitar que Cagliostro fuese liberado, fue estrangulado en su celda el día 28 de agosto de 1.795.

Una leyenda dice que Cagliostro no murió, sino que el cadáver encontrado en su celda era el de un monje que iba a reconfortarle espiritualmente. Sea como sea, lo importante fue la obra que realizó y que perdurará a través de los siglos.  

Quienes quisieron borrar su memoria ya están olvidados, pero él, Cagliostro, permanecerá en el recuerdo de muchísimas generaciones.

CAGLIOSTRO-BALSAMO, UN "NOBLE VIAJERO" DE LA ESTAFA A LA ALTA MAGIA

Giuseppe Balsamo, es sin duda uno de los nombres más enigmáticos del ocultismo occidental. Sus admiradores lo tienen por mago, taumaturgo y gran iniciado. Para sus detractores es, sin embargo, falsario, estafador y proxeneta. El equívoco procede de la identificación entre “Giuseppe Balsamo” y el “Conde de Cagliostro”, identidad que asumió en un momento determinado de su vida y que correspondía a la entidad espiritual que supo evocar. Mientras Balsamo fue, en efecto, un aventurero de dudosa reputación, Cagliostro tiene, efectivamente todos los rasgos de un gran iniciado.

Investido por esa entidad espiritual desconocida, Cagliostro, acometió una gigantesca tarea: quiso reformar la masonería fundando un rito propio, participó en los asuntos políticos, ingresando en la Orden de los Iluminados y contribuyendo decisivamente a erosionar el prestigio de la monarquía francesa. Fue considerado por muchos como “mártir de la libertad” y “precursor de la revolución francesa”. El solo se tenía por un “noble viajero”...

GIUSEPE BALSAMO, PRIMERAS ANDANZAS

Giuseppe Balsamo, había nacido en Palermo, en el suburbio miserable de Albergaria, donde se amontonaban rateros, proxenetas, rameras, hechiceras, celestinas, adivinos y convictos de la justicia. A los doce años se fuga del seminario de San Roque donde sus padres le habían internado.

Sus primeros contactos con el mundo de la alquimia tendrían lugar en el convento de los Benfratelli. Sus constantes faltas de respeto y sacrilegios entrañaron su expulsión. En Roma ejerció de proxeneta, alternando este oficio con la brujería y magia que aprendió con el orfebre Marano.

En busca de más conocimientos viaja a Constantinopla, Badgad, Esmirna, Alepo y El Cairo. De regreso a Roma, conocerá a la heredera de un fabricante de fajas, Lorenza Feliziani, de espíritu tan aventurero como él, su compañera fiel hasta su penúltima hora. Giuseppe Balsamo conocerá en Mesina a un misterioso Althotas, de edad y raza indefinidas, mitad griego, mitad español, vestido con una exótica zamarra albanesa, gorro rojo y barba; químico, decía poseer polvo transmutatorio.

Con el misterioso personaje viajó a Egipto, Rodas y Malta. Es posible que en esta última isla, fortificada por los Caballeros de San Juan, conociera por primera vez a la masonería. Algunos de estos caballeros, estudiaban activamente el esoterismo y existían numerosos laboratorios de alquimia.

El gran maestre de la Orden, Pinto de Fonseca, de origen portugués, estaba muy versado en hermetismo. Althotas, en el curso de un experimento, respiró accidentalmente vapores de un athanor y murió. Balsamo, pocos días después, abandonó la isla camino de Nápoles.

REALIDAD Y FICCION

En los primeros años de su vida, Balsamo no dudó en estafar, falsificar y engañar. La Inquisición reunió abundante material sobre esos años en los que no dudaba en presentarse como descendiente del jeque de La Meca, hijo putativo de Acharat, último rey de Trebisonda. Al ser destronado éste, su hijo -Cagliostro- debió exiliarse, pero resultó capturado en La Meca y vendido como esclavo a un notable jeque quien lo instruyó en la cábala y le otorgó el título de "Hijo desdichado de la Naturaleza".

Las enseñanzas allí adquiridas le darían derecho a utilizar el título de Gran Copto de Europa y Asia. Encontró a una cofradía de derviches bailarines turcos, y a los últimos adoradores de Osiris. Fue a Damasco, conoció al sabio Althotas, poseedor de los arcanos superiores y con él llegó a Malta, isla en la que ambos en un laboratorio subterráneo, practicaron la alquimia. Enfrentados, Cagliostro mató a su amigo. Tal fue la génesis legendaria forjada por Cagliostro; es posible que la mayoría de elementos fueran fantaseados a efectos de urdir una "leyenda iniciática".

La realidad del origen de "Beppo" Balsamo era bien diferente: sus padres procedían de conocidas familias palermitanas; de la familia materna se sabe que su abuela procedía de la familia Cagliostro y su padre era un Bracconieri; utilizaba indebidamente el título de "conde" con el que ha pasado a la historia.

El no pretendía que le correspondiera por herencia regular, sino que lo atribuyó siempre a su condición de "noble viajero", con la que siempre quiso entroncar, uniéndose al linaje de Apolonio de Tiana, Tritemo y otros antiguos, y luego, a los peregrinos medievales que hicieron la ruta de Santiago. Era frecuente que los alquimistas tradujeran sus experiencias en el laboratorio a un lenguaje simbólico en el que el leit motiv era una larga peregrinación.

Uno de los maestros intelectuales de Cagliostro, Nicolás Flamel, ya había utilizado el tema del viaje a Santiago de Compostela como excusa para mostrar veladamente las distintas fases el proceso hermético. Cuando le preguntaron a qué escuela pertenecía, la contestación fue simbólica: "...una con muy pocos alumnos; de ahí he atravesado el mar Rojo y Egipto para venir aquí”, había hecho voto de viajar como todos los de su sociedad, por el bien de su sociedad. Solovioff vio en él a un "iniciado desviado", lanzado por el camino de la magia negra y el poder.

Si, en cambio, están documentados sus viajes sucesivos en ese período a Venecia, Marsella, Madrid, Barcelona, Cádiz, Lisboa, Strasburgo y Bruselas. Se desplazaba en su carroza, negra y ornada con blasones rojos; al llegar a una población siempre se hospedaba en el mejor albergue. El extraño peinado y el enigmático acento de Lorenza Feliciani, contribuían a que excitara la curiosidad de los notables y atrajera su interés.

Hasta ese momento parecían no ser más que un par de aventureros, él muy versado en esoterismo y ocultismo, pero puesto al servicio de sus delitos. En 1775, después de un breve paso por Londres, se ve envuelto en escándalos y estafas en Calais.

Viajará a Nápoles en 1775 y ese mismo año volverá a España. En Barcelona se encontrará con problemas y resultará encarcelado después de intentar estafar a un cura. La huida de un turbio asunto de diamantes robados lo llevará a Cádiz y, por segunda vez regresará a Londres. En el trayecto algo decisivo le ocurre y el falsario, estafador, es eclipsado por el taumaturgo y gran iniciado...

EL SEGUNDO VIAJE A LONDRES

Desde su llegada a la capital inglesa Cagliostro empieza a sorprender. Por una parte realiza curaciones milagrosas. Administra pastillas y polvos que ha obtenido por procedimientos alquímicos, cura también por imposición de manos y se gana pronto una sólida reputación de sanador que le ocasiona envidias en la profesión médica. Sus prodigios van mucho más allá.

Cuando se acerca a él algún menesteroso se limita a darle una guinea y un número concreto que, invariablemente, resulta premiado en la lotería. Los historiadores -incluso los más contrarios a su figura- han confirmado esta sucesión de sorprendentes aciertos. El matrimonio Scott, hasta entonces en la pobreza, logra ganar 400 libras y 360 guineas apostando al número indicado por Cagliostro. El señor Scott será procesado por amenazar al mago con una pistola y conminarle a que le comunique sus secretos herméticos.

El proceso iniciático que se abrió, probablemente en Malta con la amistad de Althotas y los experimentos alquímicos realizados con algunos caballeros de la Orden de San Juan, parece haber culminado. Giuseppe Balsamo ha pasado a ser el mago taumaturgo "Conde de Cagliostro".

El 12 de abril de 1777 ingresa en la Logia Esperanza, reunida al efecto en la taberna "King's Head" de Londres; un año después, cosa insólita, ya ha alcanzado los más altos grados de la orden, y una notoriedad que hará que los masones de la Estricta Observancia Templaria, de La Haya celebren un banquete en su honor y formen sobre su cabeza la "bóveda de acero" con sus espadas.

Conocerá al Duque de Brunswick, Gran Maestre de una de las obediencias masónicas y disertará ante él sobre el Gran Arquitecto del Universo. En ese momento está muy cerca de Nuremberg, y contacta con los núcleos rosacruces que se mueven allí cerca de las esferas de poder.

Será recibido por Federico II y por la más alta nobleza prusiana, como recomendado por el Duque de Orleans, Gran Maestre de la franc-masonería francesa. En esta época nadie discute sus dotes para la adivinación, la profecía y la hipnosis. En Rusia efectuará curaciones milagrosas, igualmente indiscutibles y gozará de la protección del Príncipe Potenkim. También allí practicará la alquimia con el general Yelaguin.

En Varsovia realizará una transmutación de plomo en plata; algunos lo denunciarán como falsario, pero siempre subsistirá la duda sobre la veracidad de la operación. Más tarde realizará otra transmutación en Londres. En todas estas peripecias siempre visitará los hospitales y a los menesterosos de los lugares que recorría.

Una aureola de santidad empieza a envolverlo. En 1785 sanó de cálculos renales a la princesa de Nassau, de migrañas a la de Mont Barey y al príncipe Soubise, el duque de Caillus, se vio aliviado de su gota así como un capitán de dragones... pero hubo cientos de curaciones entre los humildes.

UNA ESTRATEGIA PARA LA MASONERIA

Sus detractores opinan que Cagliostro entró en la masonería por oportunismo, pero parece poco probable. De hecho, su vida cambió a partir de entonces; no volvió a firmar sus escritos y documentos con su nombre bautismal sino con el “nombre iniciático”, “Conde de Cagliostro”. Lorenza Feliciani pasó a ser la “Princesa Serafina” tras ser admitida en una logia de adopción.

El contacto con el mundo mágico y paranormal que había iniciado conociendo al mago Althotas en su juventud, se cerraba ahora recibiendo la iniciación regular en una logia y el título de Maestro. Puede decirse con propiedad que Cagliostro no es Giuseppe Balsamo.

Las prácticas mágicas, el recurso a los ritos iniciáticos y ceremoniales, habían evocado a una entidad diferente que se superpuso a la del aventurero palermitano. Y esa entidad, Cagliostro, tenía un proyecto muy concreto para la masonería a desarrollar en tres fases:

1) creación de un rito capaz de unificar a la franc-masonería europea (ese rito se remontaba a Egipto porque allí veía el origen de las escuelas de misterios; había escrito: “Toda luz viene de Oriente, toda iniciación de Egipto”),

2) Cagliostro asumiría el liderazgo de la masonería europea

y 3) pondría la masonería en manos del Papa.

Tras este proyecto, sobre el cual escribió varios opúsculos, subyacía otro. Sus estudios astrológicos le inducían a pensar que estaba a punto de comenzar una nueva era en la que los misterios católicos deberían ser reconducidos a sus orígenes, que no eran sino egipcios. El judaísmo, del que había nacido el cristianismo, a su vez derivó, a través de Moisés, de los misterios egipcios, a los que Cagliostro intentaba remontarse.

JUDAISMO Y ORDEN DE LOS ILUMINADOS

Cuando Cagliostro describe minuciosamente los rituales de su organización masónica, faltaban aun dos décadas para que Napoleón pisara tierra egipcia con sus tropas y un grupo de egiptólogos. Champolión no había descubierto todavía la “Piedra Roseta” y se sabía poco de Egipto, sus tradiciones y misterios. El “rito egipcio” de Cagliostro tiene, en realidad, poco de egipcio y debe, en cambio, mucho al judaísmo.

A parte de los rumores sobre su origen judío, es cierto que, en el curso de sus viajes, tuvo una predisposición particular a trabar amistad con miembros de la “raza de Yahvé”. Conoció las doctrinas y los discípulos de Sabatai Zevi, un seudo-mesías que hizo correr mucha tinta en la segunda mitad del siglo XVII. Los “sabatianos” consideraban indiferente militar en cualquiera de las religiones abrahámicas.

Racionalistas en filosofía, fueron gnósticos en sus consideraciones religiosas e influyeron en el desarrollo del enciclopedismo y del racionalismo del siglo XVIII.

En los Países del Este europeo encabezaron movimientos subversivos y, algunos historiadores del esoterismo, han considerado el “sabatismo” como una “vía de la mano izquierda”. Los discípulos de Sabatai hablaban, en efecto, de “la santidad del pecado”. Se trataba de una versión no kabalística del judaísmo a la que se unían elementos gnósticos occidentales.

La secta de los “Iluminados de Baviera” ha sido considerada, por algunos historiadores como inspirada por los sabatianos. En ella se resumían las principales orientaciones del seudo-mesías: racionalismo, gnosis, subversión política. Pues bien, Cagliostro, fue admitido en 1780 entre los “Iluminados” e iniciado por el segundo jefe de la Orden, el barón von Knigge.

Una tradición oral refiere que la iniciación tuvo lugar en una ermita circular próxima al castillo Gross Korber. Los partidarios de Cagliostro sostienen que su iniciación masónica le permitió “adquirir poderes psíquicos”, mientras que la entrada en los Iluminados le orientó en su “acción temporal”, cuyo vehículo sería un nuevo rito masónico.

EL RITO EGIPCIO, RITO DE CAGLIOSTRO

En 1785 en París funda el Rito Egipcio de la Franc-Masonería, poco después adquirirá gran fama al predecir la fecha exacta del nacimiento del Delfín. Sus procedimientos mágicos más habituales consistían en utilizar a alguien como médium, frecuentemente un niño o una muchacha, quienes miraban en el interior de una copa llena de agua e
intuían las formas y las predicciones. Según otras versiones, el Rito Egipcio habría sido fundado en 1778 en Bruselas y según otras versiones la funda la Logia Madre del rito Egipcio en Lyon en 1784.

El Consejo Supremo del Rito estaría fundador por tres grandes personajes de la sociedad francesa de su tiempo y los nobles hacían literalmente cola para iniciarse en sus logias. Las mujeres recibían de Lorenza, devenida “Gran Sacerdotisa” y “Reina de Saba”, su aliento en la frente mientras decía: "Te concedo este soplo para que germine y viva en tu corazón el espíritu de la verdad con los nombres de Helios, Mene, Tetragammaton". Las "sibilas" eran las iniciadas en el Rito Egipcio.

Habían tardado más de veinte años en alcanzar su sueño dorado: fundar una nueva religión. El ritual de iniciación en su orden implicaba un período previo de ayuno y se realizaba en función del tema astrológico del aspirante. Este, vestido de negro era despojado de sus joyas; recitaba el oficio del Espíritu Santo, mientras los sacerdotes trazaban con sangre de un ave, signos sobre su cuerpo. Debía trazar un círculo con yeso en el suelo y escribir las palabras sacras: Rap, Yob, Oz, Fa, evocando a las cuatro regiones del universo. Luego penetra en el círculo, invoca al Ser, se postra con las manos en ángulo recto en espera de apariciones.

En el vestíbulo de la logia se colocaban colgaduras negras con serpientes bordadas; se administraban bebedizos a los novicios que los colocaban en una situación psíquica de máxima receptividad. Tres hombres les colocaban una venda ensangrentada en la frente. Todo esto recuerda más a las misas negras que a los ritos propiamente egipcios.

EN LOS ORIGENES DE LA REVOLUCION FRANCESA

En Estrasburgo, durante el año 1783, Cagliostro conoce al cardenal de Rohan y a la condesa de La Motte, ambos franc-masones. Pretendió del primero que gestionara el reconocimiento de su Rito Egipcio ante el papa. Rohan estaba enamorado de María Antonieta y Cagliostro prometió que lograría su amor mediante un conjuro. La condesa
de La Motte sabedora que dos joyeros habían armado un fabuloso collar para la reina, que ésta había rechazado por considerar que el erario público estaba ya suficientemente sobrecargado, falsificó una carta dirigida a De Rohan, en donde le comunicaba que deseaba verdaderamente el collar. De Rohan lo obtuvo y se lo entregó a la condesa de La Motte.

Descubierta la farsa, Cagliostro, Rohan y La Motte fueron procesados. Cagliostro resultó exonerado, pero su expulsión de Francia fue inevitable. El "asunto del collar", desacreditó a la monarquía y supuso un primer aldabonazo de lo que luego sería la revolución francesa.

Cagliostro fue acompañado hasta las puertas del antiguo fuerte de los templarios, la Bastilla, por una multitud delirante, probablemente más que 10.000 personas que lo vitorearon. Esa misma multitud, menos de tres años después volvería a plantarse ante la antigua Torre del Temple, convertida en cárcel para presos políticos, para abatirla, el 14 de julio de 1789.

OCASO Y LEYENDA

La aventura de Cagliostro había llegado al cenit. Expulsado de Francia radicará durante unos años nuevamente en Londres y luego seguirá estudiando cábala y alquimia en Basilea, pero finalmente cometerá su gran error marchando a Roma. En la corte papal la masonería egipcia había causado profundo rechazo, se percibía en ella un tufo satánico y no hubo más que recurrir a un antiguo proceso abierto contra Cagliostro por falsificación de moneda, incoado más de tres décadas antes, para encarcelarlo en el castillo papal de Sant'Angelo.

Juzgado también por herejía, el 7 de abril de 1791 un tribunal lo condena a muerte; la pena será conmutada por prisión perpetua, pero no podrá evitar que su libro de rituales "Masonería Egipcia" sea quemado públicamente junto a su mandil masónico, su cordón y demás objetos rituales, en la Plaza de Minerva.

Pocos meses después pidió confesión, intentó arrebatar el cinto del cura enviado al efecto y estrangularle con él, pero el sacerdote se defendió con tal furia que logró desasirse; a partir de este momento las condiciones de detención de Cagliostro se endurecieron y murió poco después en San Leon el 26 de agosto de 1795.

Había concluido la peripecia del hombre más sorprendente del siglo XVIII. Si esta es su historia, a partir de entonces empezaría a forjarse su leyenda.

En 1797, cuando las tropas francesas ocuparon los Estados Pontificios, un grupo de oficiales franceses asaltó el fuerte de San León para liberar a Cagliostro. Dice la leyenda que cuando supieron que había muerto se desplazaron al cementerio, desenterraron su cadáver y bebieron en su calavera a la salud de quien llamaron “mártir de la Libertad”. En la época muchos lo consideraron precursor de la Revolución Francesa.

Otra leyenda difundida por el ocultista francés Eliphas Levi afirma que Cagliostro logró escapar de Sant-Angelo disfrazado de fraile y prosiguió sus viajes hasta perderse el rastro camino del misterioso Oriente. La Blavatsky, aceptando esta versión, cuenta que Cagliostro fue a Rusia y vivió, ya a una edad excepcionalmente prolongada, cerca de la casa de sus padres. La propia Blavatsky cuenta como le vio materializar en lo más duro del invierno, un plato de fresas frescas para satisfacer el delirio de un enfermo...

CAGLIOSTRO EN BARCELONA

En 1769, Balsamo abandona Nápoles y atraviesa la Costa Azul, deteniéndose en Aix-en-Provence, donde conoce a Giacomo Casanova, convaleciente de una enfermedad. En sus memorias Casanova describe así a Lorenza : “Su rostro revelaba la nobleza, la modestia, la ingenuidad, la dulzura y aquella timidez pudorosa que tanta gracia da a las jóvenes”. En cuando a Cagliostro, elogia sus reproducciones de Rembrandt, “si cabe mejor que las originales”.

Abandonada la Provenza francesa y llegado a Barcelona. Permanecerá seis meses en la ciudad. Se alojará en el célebre Hostal del Sol que dio nombre a la calle que aun existe en el barrio de Santa María del Mar. La zona estaba habitada por judíos cambistas. La pareja, que llegó sin un céntimo, no tardará en verse envuelto en embrollos. Balsamo envió a Lorenza a confesarse -probablemente a la Iglesia de San Justo y Pastor- y urdió para el sacerdote una historia que suscitaba piedad e impulsos de socorro.

Lorenza explicó que era una noble romana cuyos padres la habían desheredado al casarse con Balsamo. Lloró con profusión y secó sus lágrimas con un pañuelito de seda que guardaba en el escote. El sacerdote se sintió atraído, tanto por la historia como por la belleza de Lorenza. Le regaló un jamón y algo de efectivo. El cura prometió escribir a la familia romana para lograr la reconciliación, pero Balsamo se negó a darle la dirección. Esto levantó las sospechas del sacerdote quien procuró obtener la copia del certificado de matrimonio por su cuenta.

Cuando, meses después, llegó, la pareja tuvo que abandonar el Hostal del Sol sin pagar la factura y dejando un par de mugrientas alforjas vacías. Durante el tiempo que permaneció en nuestra ciudad publicó anuncios en la prensa local ofreciendo sus pomadas y remedios milagrosos.

Tuvo buena amistad con Ambrosio Funes de Villalpanda, conde de Riela y Virrey de Cataluña, quien lo protegió brevemente, para estar cerca de Lorenza. Volverá a Barcelona en 1776, ya iniciado como franc-masón, cuando ha abandonado el nombre de Giuseppe Balsamo y es el Conde de Cagliostro.

De esta segunda estancia no se conservan referencias, salvo que a los pocos días de abandonar la Ciudad Condal, de paso por Alicante y camino de Cádiz, tuvo que detenerse en aquella ciudad a causa de la sífilis latente que había contraído en el anterior viaje...

CAGLIOSTRO EN MADRID

Llegado a Madrid, Balsamo se ganó la vida entre 1770-71 ejerciendo como dibujante y medrando a costa de su mujer, con la que se había encaprichado el Marqués de Fontanar. Cagliostro fue conocido en este período con el nombre de "Marqués de Pellegrini", nombre que corresponde a una bahía y un monte palermitanos, en clara referencia a su origen.

Se relacionó con los duques de Alba a quienes vendió cuadros pintados por él y no tardó en convertirse en un aficionado al toreo, a cuyas corridas asistía junto con el Marqués de Fontamar. Cada mañana, Lorenza, al levantarse, acudía presurosa a satisfacer los deseos del Marqués con el consentimiento de su esposo.

Más de medio año duró esta comedia, hasta que la Inquisición amenazó detenerlo. Entonces huyó. Estaba acusado de realizar encantamientos y pronunciar conjuros.

Hoy se tiene la seguridad de que Balsamo se relacionó en Madrid con judíos "marranos" (es decir, conversos que seguían fieles al mosaismo) y discípulos clandestinos del seudo-mesías Sabataï Zevi. Poco tiempo antes la Inquisición había desarticulado una red de judíos "marranos", infiltrados entre la nobleza y la profesión médica.

** * **

Para finalizar el famoso Cuadrado Mágico (Grado 34) del lienzo "Melencolia I" de Alberto Durero:

Realizad las sumas de filas, columnas, cuadrados (de las esquinas y central), diagonales (grandes)... y ved el resultado [siempre 34]: MÁGICO!!!.


MACROPROSOPO de MAGOS ILUMINADOS, los PSICOPOMPOS:

Hermes Trismegisto / Thot / Enoch / Elías / Zoroastro / Cadmo / Palamedo / Mercurio / Osiris / Orfeo / Abraham / Moisés / Ezequiel (Jekeskiel) / Melcior / Gasparus / Balthasar / San Antonio / San Juan / San Martín / San Miguel / San Francisco Javier / San Medardo / San Espiridión de Tremithonte / Plotino de Alejandría / Alfonso de Ligorio / Collin de Plancy / Jacques de Molay  / Moreau de Dammartin / Court de Gebelin / Magdalena de la Palaud / Magdalena Bavan / Catalina de Theos / Eudes de Mirville / Joaquín de Flore / la Señora de la Cadiére / la Señorita Lenormand / Ammonio Saccas / Platón / Pitágoras / Homero / Apuleyo / Sinesio / Píndaro / Calímaco / Pistorius / Patricius / Porfirio / León el Hebreo / Pedro el Hermitaño / Dionisio el Aeropagita / Juliano el Apóstata / Philon el Judio / Bernardo el Trevisano / Alfonso de Ratisbona / María la Egipcíaca / Sor Juana Francisca / Abate Thiers / Constantino / Spranger / Lamartine / Migné / Basilio Valentín / Mendés / Jacob Boehme / Reuchlin / Galatinus / Kricher / Du Potet / Guillaume Postel / Heinrich Khunrath / Volney / Delrio / Dupuis / Urbano Grandier / Sterne / Hoene Wronski / Tycho-Brahe / Duchenteau / Geber / Gaufridy / Romphile / Indagine / Taisnier / Cuvier / Desbarrolles / D'Arpentigny / Gilbert / Nadad / Abiu / Osa / Ananías / Safira / Cazotte / Etteilla (Alliette) / Majencio / Gaffarel / Hilaire Tissot / Victor Cousin / Rabelais / Laharpe / Kotzebüe / Canidia / Locusta / Sagane / Juan Bautista Porta / Goglenius / J. M. Ragon / Trevisan / Bossuet / M. Venillot / de Nuisement / Jean Belot / Auguste Chaho / M. Boiteau / Biache / Choumountou / Hirren Kesept / Savonarola / P. Montfancon / Eckartschausen / Juan Huss / el barón de Tschoudy / Rabí Chomer / Rabí Capol / Rabí Adjudan / Seraphis Bey / Kwan Yin / Kuthumi Djwal Khul / El Morya / Mircea Eliade / Gerard de Nerval / Israel Regardie / Samuel Liddell McGregor Mathers / Helena Petrovna Blavatsky / Jiddu Krihsnamurti / Alesteir Crowley / Austin Osman Spare / Dion Fortune / Samael Aun Weor / Anton Szandor LaVey ...

000 OOO o OOO 000
 

Volver